Foto: Instituto Peruano del Deporte

Escribe: Willmar Montañez León

Cuando se habla de la actualidad del billar peruano, un nombre es el que siempre sale a relucir: Ramón Rodríguez. En la modalidad a tres bandas, Ramón ha ganado varios torneos representando al Perú y entre ellos destacan los campeonatos panamericanos, de los cuales fue campeón en los años 1999 Y 2000. Pero sin duda, las medallas más importantes de su carrera son aquellas de bronce obtenidas en los campeonatos mundiales Dinamarca 2002 y Cuenca 2007.

Después de esas dos medallas mundialistas, la gran interrogante que se hicieron los seguidores del billar y del deporte peruano fue: ¿Cuándo recibirá Ramón los Laureles Deportivos? Pregunta que hasta hoy no ha podido ser respondida. ELPOLI.pe buscó al billarista nacional para conocer si hay novedades sobre este tema. Su respuesta fue la siguiente:

“Es un tema netamente dirigencial porque, según la ley, la federación del deportista tiene que iniciar los trámites para otorgar los Laureles. Cuando gané mi primera medalla el presidente era Carlos Manrique. Al momento de ganar mi segunda medalla el presidente era Miguel Lora Arbulú y él presento un comunicado al Instituto Peruano del Deporte (IPD) para iniciar el trámite. Esa carta nunca tuvo respuesta. Esto denotaba una dejadez de las autoridades de aquel momento”.

Desde aquel tercer lugar obtenido en el mundial de 2002, Ramón Rodríguez ya era merecedor de esta condecoración. Y es que si revisamos los requisitos exigidos por el Consejo Superior de Justicia y Honores del Deporte (CSJHD) para otorgar los Laureles Deportivos en el grado de Gran Oficial, encontraremos que uno de ellos es haber obtenido el tercer lugar en un campeonato mundial en la categoría de la más alta jerarquía.

“Cuando Carlos Izquierdo llegó a la presidencia de la federación le comenté acerca del tema, pero parece que no quieren hablar al respecto. Yo no voy a mendigar Laureles Deportivos, eso quedará en la conciencia de ellos. Yo me siento satisfecho porque sé  lo que hice en mi carrera”, añadió.

Hace pocos días salió la resolución que otorgaba los Laureles Deportivos a los deportistas Brissa Málaga, Lucca Mesinas (tabla) y Marcela Castillo (taekwondo) por sus destacadas participaciones en torneos mundiales de sus respectivos deportes.

Brissa obtuvo la medalla de bronce en el Campeonato Mundial de Stand Up Paddle 2016; Lucca, la de plata en los Juegos Mundiales ISA 2016; Marcela Castillo fue subcampeona del Campeonato Mundial de Poomsae realizado también el año pasado. En los tres casos, la gestión de las federaciones ha sido rápida y eficaz para reconocer el esfuerzo de sus deportistas.

“Este tema de los Laureles, decepciona. Recuerdo cuando Mariolina Saletti ganó el bronce en bochas, sus dirigentes hicieron las gestiones y le otorgaron los Laureles. Esto me confirmaba la ineptitud de los dirigentes de mi federación. Han pasado 15 años y no tengo esperanza que me los otorguen. Cuando llegue el día que me los den, recién podré creer”.

En el billar, a diferencia de otros deportes, los campeonatos mundiales se organizan una vez al año. En 2016, con las últimas gestiones del IPD, Ramón ha podido viajar a Francia a competir en el Campeonato Mundial de Billar a Tres Bandas. Hoy recuerda que hace muchos años tocó puertas y no recibió apoyo.

“Luego de quedar tercero en Dinamarca, al año siguiente venía el campeonato mundial en Valladolid (España). Yo estaba en el puesto siete del ranking mundial (top ten) y quienes dirigían el IPD en esos años no quisieron financiar los gastos de mi participación. Argumentaron que como séptimo lugar del mundo no tenía oportunidad de lograr un resultado satisfactorio. En el 2008 pasó lo mismo, el mundial era en Alemania y tampoco me apoyaron, yo tuve que cubrir mis gastos. Me sentí decepcionado las dos veces que tuve que ir a defender mi medalla de bronce”, finaliza con tono de resignación.

Así dejamos a Ramón Rodríguez, el bicampeón panamericano y doble medallista mundial que perdió la esperanza de recibir un reconocimiento que se ganó sobre una mesa de billar, con el taco, con la tiza y a punta de carambolas mágicas. Que le otorguen los Laureles Deportivos sería el justo premio para su esfuerzo.

LAURELES DEPORTIVOS

Se entregan en los grados de Gran Oficial y Gran Cruz. Este último está reservado para los campeones mundiales, campeones olímpicos o por haber prestado servicios excepcionales en la dirección del deporte en el país por un período no menor de 25 años.

BILLARISTAS LAUREADOS

Tres son los billaristas peruanos que cuentan con Laureles Deportivos en el grado de Gran Cruz: Adolfo Suárez, Sixto Jáuregui y Humberto Suguimitzu, las glorias del billar nacional en los sesenta y setenta.