Foto: Erick Garay Alberto

Un nuevo incidente ha perjudicado el esfuerzo de los boxeadores amateurs del Perú. Esta vez nuestros representantes fueron descalificados de la X Copa Pacífico luego de ganar, en algunos casos, la primera de sus peleas. La medida fue consecuencia de la suspensión que la Asociación Internacional de Boxeo (AIBA) impuso el año pasado a la federación peruana y que hasta ahora no ha podido ser levantada.

Hasta Guayaquil, Ecuador, habían llegado seis boxeadores nacionales. Los primeros en ganar fueron Frey Castillo y Miguel Germán, a esos resultados se sumó la derrota del competidor panamericano Jorvi Farroñán. A poco de subir al ring el cuarto boxeador peruano, Omar Ibáñez, se anunció que la selección peruana no podía seguir compitiendo.

Y es que AIBA no solo suspendió al boxeo amateur peruano de toda competencia internacional, sino que además prohibió a las federaciones de otros países permitir la participación peruana, tal y como lo hace con todas las asociaciones castigadas.

¿Cómo se llegó a esta situación? Click aquí.

La última vez que la suspensión afectó a los púgiles peruanos fue en el Pre-Panamericano, cuando los obligaron a voltear sus uniformes. Pese a ello pudieron competir en Toronto 2015 gracias a que el Comité Olímpico Peruano gestionó la participación bajo el amparo de su bandera. Mientras tanto el Instituto Peruano del Deporte dispuso que un Grupo de Trabajo dirija la federación que hasta ese momento era presidida por Danilo Dongo.

Sin embargo el tiempo de las soluciones momentáneas ha terminado para AIBA y a razón de este detalle es necesario recalcar que, a diferencia de lo que se ha estado divulgando en los últimos días, la causa del problema no es la presencia de un Grupo de Trabajo en la federación.

El verdadero motivo fue la irregular elección de Danilo Dongo. Según comunicación entre El Poli y AIBA, Dongo nunca iba a ser reconocido como presidente por querer ser parte del boxeo amateur siendo al mismo tiempo miembro de un organismo del boxeo profesional, relación prohibida en los estatutos internacionales.

El Grupo de Trabajo encabezado por Manuel León Piqueras ingresó hace seis meses con la finalidad de ordenar la federación. No es la causa del problema, pero sí es responsable de no haber convocado a elecciones hasta el momento. Además deberá explicar por qué envió a una delegación a participar en un torneo oficial a sabiendas de la suspensión internacional.