Foto: Renato Albino

Redacción EPOLI.pe

Yuta Galarreta fue uno de los judocas peruanos que logró una medalla en los Juegos Panamericanos Lima 2019. Protagonista en la división -90 kg, el destacado y joven deportista alcanzó la presea de bronce y le regaló al Perú, el país de sus padres, pero el que eligió representar, una enorme alegría. Al término de las competencias decidió hacer una visita a una persona especial.

Publicidad

 

Nacido en Japón, Galarreta Teraoka siente y ama este país como si hubiera visto la luz por primera vez acá. Lo que le han inculcado el señor César Galarreta y la señora Patricia Teraoka por estas tierras vale más que cualquier cosa material.

Yuta se subió al podio de Lima 2019 el pasado 10 de agosto y el jueves 12 fue a ver a su sepulcro a Dagoberto Galarreta Piedra, padre del Sr. César. Mediante sus redes, el competidor patrio publicó que “fue agradable hacer un brindis con una forma diferente. Mucho gusto. Por favor, ayúdame durante el competir, mi abuelo”.

Con 22 años, Galarreta creció lejos de su familia del Perú. Si bien conocía muy poco al Sr. Dagoberto, quien vivía en Pucallpa, el cariño, respeto y admiración hacia su persona es muy grande. Por ese conjunto de sentimientos es que le dedicó la medalla de bronce que ganó en el tatami de la capital peruana.

Ahora que Yuta Galarreta tiene la oportunidad de competir con el judogui de nuestro país, también tiene la chance de ver a sus seres queridos y de encontrarse con personas allegadas a él y a sus familiares, que le dan muestras de amor en todo momento. El deporte une sin importar la distancia.