Foto: Angel Leiva Espinoza

Escribe: Willmar Montañez León

Yuliana Bolivar nació en Venezuela hace 29 años y formó parte del equipo de judo hasta el 2014. Compite en la división +78kg y entre sus logros más importantes están la medalla de plata que ganó en los Bolivarianos del 2009 y el bronce que obtuvo en los Juegos Odesur del 2014.

Publicidad

Llegó a Perú en diciembre del 2016 para trabajar en un policlínico sin imaginar que se convertiría en la nueva judoca de la selección peruana para los Juegos Panamericanos Lima 2019.

“Yo quería seguir haciendo judo, no pretendía competir porque sabía que estaba en otro país y ya tenían el equipo formado, pero dejar los entrenamientos no pasaba por mi mente”, recuerda Bolivar.

¿Por qué dejaste de competir por Venezuela?

En el 2014, luego de ganar la medalla de bronce en los Odesur de Santiago tomé esa decisión. La federación venezolana de judo no estaba tan estable y tenían muchos problemas a nivel federativo. Yo no quería formar de eso y tomé la decisión de retirarme y trabajar. Justamente, me había graduado de fisioterapeuta.

¿Cómo comienza tu acercamiento al judo peruano?

Desde que estaba en Venezuela le escribía mucho al sensei Carlos Zegarra, pero por sus múltiples ocupaciones sabía que era difícil que me respondiera. El último día que le escribí me dije que si no lograba comunicarme seguiría con mi trabajo.Para mi suerte, ese día me contestó a las 4:00 de la mañana. Luego, me puso en contacto con la señora María Martínez para que me den el acceso para poder entrenar. Yo también soy fisioterapeuta y, con el pasar del tiempo, ellos me dieron la oportunidad de continuar con mi profesión. Me contrataron y comencé a trabajar con ellos.

¿Cómo nació la idea de representar al Perú en los Juegos Panamericanos?

En el 2017, cuando ingresé a la federación, me dijeron que nadie compite en mi división (+78 kg), que les venía bien y que siga entrenando. Sin embargo, llegó un momento en el que prioricé mi trabajo y dejé el entrenamiento de un lado para atender a los atletas. Luego, en diciembre del año pasado, la señora María me preguntó si quería formar parte de la selección como deportista y acepté inmediatamente.

Foto: Angel Leiva Espinoza

Para ser parte de la selección, ¿qué tuviste que dejar de lado?

Renuncié a mi trabajo. Ese fue uno de los esfuerzos más duros que me tocó confrontar porque era mi sustento económico en Perú. Pero no me arrepiento de haber tomado esa decisión. La familia del judo peruano no ha dejado de brindarme su apoyo, ellos siempre están cuando los necesito.

¿Cómo fue tu regreso al tatami?

Comencé a entrenar con el equipo desde enero de este año. Fue un regreso muy duro, pues volvía a la alta competencia después de muchos años. Felizmente mi entrenador Franco Loza me ayudó un montón e hizo un plan progresivo para tener el nivel que tengo en este momento.

¿Cuándo inició el proceso para obtener la nacionalidad peruana?

Entregué mis papeles en diciembre del 2018 y el 17 de enero de este año comenzó todo el proceso. Yo era deportista de alto nivel extranjero y cumplía todos los requisitos para poder nacionalizarme gracias a la Ley 26574 impulsada por la congresista Leyla Chihuán. Gracias a esta iniciativa hoy puedo representar al Perú. Ella y la ministra de Educación, la señora Flor Pablo, me han apoyado muchísimo.

¿Qué fue lo más complicado en este proceso?

Después de mandar los papeles, lo más complicado fue obtener la firma del señor Sebastián Suito, presidente del Instituto Peruano del Deporte. Precisamente, hace dos semanas hice un video para pedirle que por favor firmara la solicitud. Felizmente pudo firmarla, el expediente salió al ministerio de Educación para, posteriormente, llegara al Palacio de Gobierno. Una vez ahí el señor Martín Vizcarra me otorgó la nacionalidad


¿Cómo te llegó la noticia de la nacionalidad?

La sensei María me llamó el jueves diciéndome que vaya a su oficina. Yo pensé que me habían negado la nacionalidad. Entré, la vi y comencé a llorar a pesar de que aún no me habían dicho nada. Luego, me mostró la foto donde estaba el decreto que me otorgaba la nacionalidad y volví a llorar, pero esta vez de felicidad.

¿Qué pasó por tu cabeza en ese momento?

En mi mente solo le daba gracias a Dios. Fueron muchos sentimientos encontrados, fue un trabajo de mucho tiempo. El apoyo de toda la familia del judo peruano fue indispensable. Yo tengo mucho tiempo en esta federación y esto es un logro de todos.

Foto: Angel Leiva Espinoza

¿Por qué quieres representar al Perú?

Por muchos motivos. Conozco este país desde muy pequeña, mi primer campeonato infantil fue acá, me gusta mucho la cultura peruana. Y lo más importante, llegué a una familia que me acogió muy bien y que siempre me ha respaldado. Quiero hacer algo bueno por ellos, por este país que me ha dado tanto durante este tiempo. Me siento identificada con la familia del judo peruano y por eso quiero representarlos y ganar una medalla en los Juegos Panamericanos.

A partir de ahora, ¿cuál va ser tu proceso de entrenamiento para afrontar los Juegos?

Estamos agilizando los tramites de mi DNI para obtener el pasaporte peruano. Si sale todo bien, el 29 deberíamos salir a una gira en Europa. Realizaríamos una base de entrenamiento en España, también tenemos un Grand Prix en Hungría y, no estoy segura, pero es probable que vayamos a Alemania. Luego de esa gira, ya estaríamos preparados para competir.

Con la inclusión de Yuliana Bolivar se completa la lista oficial de judocas nacionales que lucharán en el Polideportivo 3 desde el jueves 8 hasta el domingo 11 de agosto. Recordemos que la nónima se publicó el 3 de junio, con la salvedad de que si Yuliana conseguía la nacionalidad formaría parte del equipo.