Foto: Germán Chiara

Redacción ELPOLI.pe

En el VII Campeonato Sudamericano de Atletismo sub-23, realizado hace algunos días en Lima, estuvieron los mejores atletas nacionales e internacionales de la categoría. Uno de nuestros representantes fue el vallista Mauricio Garrido, quien compitió en la modalidad de 110 metros con vallas.

Mauricio compitió en la final de esta prueba en la jornada matinal. Después de una exhausta carrera logró ocupar la tercera posición con un tiempo de 14s45c y de esta manera se adjudicó la medalla de bronce. Este Sudamericano ha sido la oportunidad que esperaba Mauricio para poder recuperarse de una mala racha de lesiones.

“Esta ha sido mi mejor carrera porque he estado la mitad del año lesionado. Corrí un par de competencias en agosto y en septiembre y para clasificar al Sudamericano tuve que ganar el Nacional sub-23”.

¿Cuánto tiempo estuviste lesionado?

Desde mayo hasta agosto, aproximadamente.

¿En cuántas competencias participaste este año?

Han sido unas seis competencias. Deberían haber sido más, pero me lesioné.

¿Hace cuánto tiempo llevas corriendo en la modalidad de 110 c/vallas?

Hace 6 años. Lo que pasa es que las vallas son bien cambiantes porque van subiendo la altura de las vallas por cada categoría que pasas. Empiezan de 67 cm, luego pasan a 76 cm hasta llegar a 1,06 m que es la altura de mayores. Este es mi primer año en mayores, el año pasado yo era juvenil y por eso corría con valla de 99cm. Es un año difícil por la valla porque cada vez que sube es un nuevo reto que tienes que empezar.

¿Cómo empezaste en este deporte?

Empecé en el atletismo hace varios años, en el colegio era bueno corriendo, saltando y mi mamá me dijo que tenía que meterme a una academia porque no estaba haciendo nada en el verano. Esto sucedió aproximadamente hace seis años.

¿Y ahora para qué te preparas?

No estoy seguro qué se viene el próximo año, hay que bajar de 14 segundos y no sé si los hermanos McFarlane sigan corriendo el próximo año. Si lo hacen trataré de ganarles y clasificar a lo más que se pueda.