Una comisión especial de la Organización Deportiva Panamericana (ODEPA) llegará la próxima semana a Lima para inspeccionar las obras de los XVIII Juegos Panamericanos. Los observadores tienen la misión de informar el estado de la infraestructura, construida y por construir, que se utilizará en la edición Lima 2019.

La estadía en Lima de esta comisión de seguimiento durará tres días, del lunes 8 al miércoles 10 de febrero, y tendrá como momentos importantes las reuniones con el Comité Organizador y el Proyecto Especial, además de una visita a los escenarios prometidos por nuestro país el día de su elección como sede (11 de octubre de 2013).

Para la congresista Leyla Chihuán, esta visita llega en un momento crítico debido a los incumplimientos del Comité Organizador: “Ninguno de los plazos señalados por el Gobierno peruano se han cumplido hasta la fecha. El Comité Organizador del evento deportivo más importante de nuestra historia se ha contradicho en reiteradas oportunidades y seguimos esperando un plan de acción que deje de estar en la nebulosa de quienes han asumido esta responsabilidad”.

Para la legisladora cabe la posibilidad que luego de esta visita el informe de la comisión no sea favorable, poniendo en riesgo la continuidad de Lima como sede de los XVIII Juegos Panamericanos.