Foto: Natalia Estrada Ascue

Escribe: Alberto Vega

La Liga Nacional Superior de Voleibol Femenino se canceló debido a la emergencia sanitaria por la que atraviesa el país. La temporada 2019-2020 culminó a falta de solo tres fechas correspondientes a la fase regular. Los días de cuarentena y el no encontrar más fechas disponibles motivaron a la FPV al dar por concluido la competición más importante que tiene el voleibol nacional.

Publicidad

 

Muchas voces del deporte de la net alta se han pronunciado estos días y la del entrenador de la selección nacional no podía faltar. ELPOLI.pe se contactó con Francisco Hervás para conocer su postura al respecto.

El estratega toma de buena manera la decisión de la Federación. Considera que “en estos momentos se prioriza la salud, sobre todo en una situación delicada por la que estamos pasando todos. Por muy dura que haya sido la decisión es la más sensata a estas alturas”

Faltaban solo tres fechas para que concluya la primera etapa de la LNSV. Los cuartos de final estaban programados para fines de marzo. Con la ampliación de la cuarentena a nivel nacional todo quedó en stand by. El simple hecho de mantener una liga paralizada hubiese provocado un efecto secundario en toda la competición: varios clubes no hubieran tenido ingresos para pagar a sus jugadoras.

Al parecer ya  no había más fechas disponibles en el calendario para acomodar la competición. Más de un mes sin jugarse ni generar expectativa en el público.

“Yo no veo otra solución. Intentar alargarlo es mantener a la gente en una expectativa de no saber qué va a pasar. Mantener aquí a las jugadores extranjeras ni saber si se iba a jugar o no. Terminado esto y viendo las opciones del calendario se podría proponer una actividad con las jugadoras que están aquí, pero eso se podrá decidir cuando tengamos una perspectiva más clara de lo que pasará en este contexto”, añadió Hervás.

“Estamos hablando de plazos y situaciones que no conocemos. Alargarlo tampoco beneficia porque perjudicaría a los clubes que no van a saber qué va a pasar. Si esto seguía los clubes tenían que seguir manteniendo a las extranjeras y eso es muy complicado. Sería un riesgo demasiado grande intentar buscar otro momento para continuar con la Liga”, comentó.

CONTINUIDAD EN LA SELECCIÓN

Hervás también se dio tiempo para hablar sobre el trabajo de la selección nacional. La coyuntura hace que el plan se replantee según los calendarios se vayan acomodando. Incluso existe la posibilidad que las juntas directivas extiendan su mandato. ¿Continuará al frente de la selección?

“Tengo contrato hasta fin de año. Si tendría que continuar se haría una renovación de contrato en las condiciones que correspondan y con las personas que fueran responsables en ese momento de la dirección del voleibol peruano. Pero eso (la continuidad) es algo que no me he planteado. Creo que Perú tiene cosas importantes en qué pensar como la clasificación al Mundial de 2022, pero el recorrido de esa nueva etapa también se ha visto ralentizado por esta pandemia”.

El entrenador del equipo nacional se refirió también al verdadero objetivo que debe perseguir el voleibol peruano: “Ha sido un año muy difícil y se nos quedó el mal sabor del Preolímpico. Pero los proyectos no se deben medir por un resultado puntual. Desde que cogí el cargo dije que era muy difícil (la clasificación olímpica). El objetivo era reconstruir el equipo de cara a que Perú vuelva a un Mundial y a competir para estar en los primeros puestos de Sudamérica. Ese es el gran paso para empezar a construir lo que tiene que ser el futuro de Perú y que deje de pensar en lo que fue el Perú del ’88 y que reconozcamos dónde estamos en estos momentos. Eso fue lo que me ilusionó en un principio y lo que me sigue ilusionando”.