Foto: IPD

Escribe: Franco Sánchez Rodríguez 

El Instituto Peruano del Deporte (IPD) emitió un comunicado y anunció que la presidencia de esta entidad nunca fue informada de la decisión de retirar a 147 deportistas del Programa de Apoyo al Deportista (PAD). Asimismo, rechazó y desconoció de forma categórica esta decisión. Pero, ¿qué tan cierto es esto? ELPOLI.pe dialogó con quien hasta hace unos días lideraba una de las direcciones más importantes del deporte nacional.

Publicidad

 

Víctor Aspíllaga, exdirector de la Dirección Nacional de Deporte Afiliado (DINADAF), conversó con este medio y le contó cómo fue que tantos seleccionados se quedaron sin el apoyo que a base de sacrificio y esfuerzo se ganaron.

El comienzo de esto data de cuando culminaron los Juegos Panamericanos Lima 2019. Según cuenta el Sr. Aspíllaga, las sospechas de una mala actitud por parte del presidente del IPD, Sebastián Suito, fueron creciendo cuando se enteraron por terceros que había enviado a Procuraduría el informe del Órgano de Control Interno (OCI) para iniciar acciones legales en contra suya y de todo el equipo del Comité de Métodos Técnicos (CMT), algo de lo que no fueron informados. Tiempo después, y tras conversaciones entre ambas partes, el Sr. Suito solicitó las disculpas del caso por haber firmado el informe y presuntamente mandarlo sin haberlo leído. Pero aún así no solicitó el retorno del mismo.

“Nos envió un memorándum pidiendo que implementemos las recomendaciones, las cuales determinaban revisar todo el Programa de Apoyo al Deportista (PAD) con los mismos criterios que OCI había determinado. Es decir, que no correspondía entregarle subvenciones a 20 deportistas de las federaciones de esgrima y ciclismo por no contar con resultados deportivos en los últimos seis meses. Pero ellos se habían mantenido en el programa por los criterios de evaluación del CMT: evaluación de ranking, tiempos, marcas, etc., todos permitidos por el manual. Luego de que nos mandase esta recomendación ya era inevitable no encontrar a más de un centenar de deportistas en la misma situación. Él lo supo todo el tiempo”, declaró.



En cuanto a su dimisión, presentada el pasado 16 de octubre, Aspíllaga Alayza menciona que decidió dar un paso al costado y anteponer sus principios al sentirse defraudado y traicionado por el jefe del IPD. El punto de ebullición estuvo situado en la reunión que sostuvieron los dos directivos con los personajes afectados por el retiro del PAD, el último martes 15 de octubre.

“Culminado el diálogo, en donde los deportistas lo hicieron ir para atrás en su decisión de haberle dado trámite al informe de OCI, él me pidió que dé un paso al costado. Al solicitarme eso le dije que no, que si quería echarme la culpa de esto que él me retire de la institución, yo deseaba seguir trabajando por el deporte y yendo adelante con mis convicciones. Ese mismo día le pedí que me comunicara cuándo iba a proceder con esto (su separación del IPD). Él me comentó que no es así, que no haría nada sin antes avisarme. Después me enteré que no me avisó, que no me puso al tanto de lo que quedamos. Ahí me di cuenta de que esa persona otra vez me estaba traicionando, que había mentido nuevamente”, añadió.

“Todo pasa por la cabeza, por el Presidente. Lamentablemente no está tomando buenas decisiones. El IPD se ha quedado sin deportistas. Me parece que existen pocos ex deportistas calificados de alto nivel que trabajan por el deporte desde dentro de la institución”, señala el también boga olímpico en Londres 2012. Además, sostiene que en los últimos meses se le ha quitado protagonismo a las Direcciones Nacionales, que son quienes establecen las políticas deportivas. “¿A qué se le está dando preferencia?”.



Así, pues, y de acuerdo a lo citado en su renuncia pública, el exboga habló sobre quien verdaderamente estaría llevando las riendas del IPD. “Creo que quien tiene bastante capacidad de influir en las decisiones que se toman es la gerente general, Pamela Ramírez. Ella trabajó antes con el Sr. Suito en la OEFA y existen otras tantas personas de esa entidad laborando ahora en el Instituto Peruano del Deporte”.

Finalmente, y tras la presión mediática ejercida, el IPD tomó la decisión de declarar la nulidad de la medida que excluyó a los 147 deportistas y ordenar su inmediata reposición al Programa de Apoyo al Deportista (PAD). ¿Esto será suficiente para subsanar el daño realizado? El tiempo y los afectados tienen la última palabra.