Foto: Alicia Fonseca Sandoval

Redacción ELPOLI.pe   

El retiro de 147 deportistas del Programa de Apoyo al Deportista (PAD) por parte del Instituto Peruano del Deporte, empieza a tener serias consecuencias en los afectados. ELPOLI.pe conversó con algunos de los que estuvieron en la reunión que realizó el IPD en la Videna y pudo escuchar sus preocupaciones respecto al tema.

Publicidad

Una de las atletas afectadas es Maitte Torres, quien dijo lo siguiente: “Para mí es mucho más complicado. Esta subvención me ayudaba a poder cubrir algunos gastos. Yo ahora estoy pensando en un trabajo part time que me permita seguir entrenando, que a su vez es muy difícil. Hay muchos deportistas que toman esto como un sueldo que los ayuda en su día a día”. Como el de Maitte, existen más casos parecidos.

Y es que otra de las grandes preocupaciones de nuestros deportistas es su salud, ya que, al quedar fuera del PAD, pierden automáticamente su seguro médico. Con esto quedan vulnerables ante cualquier lesión, ya que tendrán que cubrir los gastos completos de sus tratamientos.

Silvana Segura, por ejemplo, se mostró preocupada debido a la incertidumbre que se ha generado con todo este problema. “Yo no trabajo actualmente, me dedico a tiempo completo a mi entrenamiento. Todos en su mayoría son profesionales o están en camino a serlo porque están estudiando. Nosotros decidimos esto porque nos apasiona el deporte y queremos darle logros al país. Pero esto te demuestra que el deporte en el país es ingrato, no existe reconocimiento a la trayectoria. Una lesión es parte de la vida del deportista y te puede dejar un mes sin entrenar o fuera de una competencia importante, pero eso no lo toman en cuenta y se encierran en la idea de que las evaluaciones son cada 6 meses, nuestra última competencia fue Lima 2019 y la próxima es en mayo del 2020”, expresó Segura.

La atleta Diana Bazalar, visiblemente contrariada, comentó: “No solo nos quitan la parte económica, sino también la parte médica ya que contábamos con un seguro en las clínicas, el cual era beneficioso para nosotros. Cualquier cosa que tuviésemos, ya sea enfermedades o alguna emergencia, el seguro lo cubría. Yo tuve una emergencia y el seguro me ayudó. Ahora, ¿qué pasará si algún atleta de alto rendimiento o algún deportista tiene una emergencia y no tiene seguro? Ellos nos dejan solos y no les interesa”.

Paola Mautino también se ha mostrado preocupada por este punto. “Lo del seguro médico es lo peor. El dinero afecta, pero si no tienes un seguro médico y te lesionas, ¿cómo haces para entrenar?”, comentó contrariada al salir de la reunión en Videna. Además habló de los problemas que tuvieron que pasar en los últimos dos años por falta de un lugar apto para entrenar ya que el estadio Galvez Chipoco de Barranco no está en optimas condiciones.

Otro de los grandes afectados es el joven luchador peruano Nilton Soto, quien a sus 21 años culminó quinto en sus primeros Juegos Panamericanos. Soto venía de sufrir una fuerte lesión años atrás, que parecía alejarlo por un largo período del colchón; sin embargo, gracias a su empeño y sacrificio tuvo una rápido recuperación y puedo ganarse un lugar en Lima 2019. El famoso ‘Pochayo’ venía con un crecimiento notorio, no obstante, y como él indica, parece que ahora le cortan esas alas.

“Es una sensación bastante amarga. A mí siempre me molestó que digan que esto es un apoyo no un suelo. Está bien, no es un sueldo, pero ese apoyo es lo que nos permite poder entrenar y no trabajar para conseguir el dinero, porque todos tenemos gastos. Mi meta es llegar a Tokio 2020. Sigo con el mismo ritmo de entrenamiento, pero no con el mismo entusiasmo. De alguna u otra manera esto me ha desmotivado. En algún momento se me pasó por la cabeza retirarme, empero hablando con mi familia me dijeron que me apoyarían para continuar”, sostuvo Soto García.

Los deportistas están a la espera de la pronta solución que les pueda dar el IPD para saber qué harán, por el momento un gran número de ellos buscará un trabajo extra que pueda alternar con los entrenamientos. Algunos tienen hijos, otros son cabeza de familia y en otros casos no cuentan con el apoyo de patrocinadores para costearse todo.