Foto: Alicia Fonseca Sandoval

Redacción ELPOLI.pe

El peruano Luis Henry Campos fue el único representante masculino en los 50 km de la marcha atlética. Durante la competencia, el atleta nacional mantenía un buen ritmo y se situaba entre los primeros lugares cuando transcurrían 25 km; sin embargo, de pronto causó sorpresa su retiro en silla de ruedas. Y es que, por los parlantes, anunciaron que había pedido asistencia médica y dejaba de marchar.

Publicidad

Al término de la prueba, Campos, cansado y adolorido por la marcha, manifestó que lo que ocurrió fue que sintió molestias en la pierna derecha, las cuales ya las venía aquejando tiempo atrás. “Físicamente creo que podía dar un poco más. El problema fue que vengo con una lesión en la rodilla, pero esto no es una excusa por no haber terminado. Aún me quedan competencias en adelante, estamos a un año de Tokio 2020 y preferí parar para no terminar de lastimarme. Caer en lesión no me conviene para nada, ya que aún estoy buscando la marca para los Juegos Olímpicos”.

El deportista, olímpico en Río 2016, compitió el pasado 8 de junio en el XXXIII Gran Premio Internacional de Marcha Cantones de A Coruña, en donde participó en la distancia de los 20 km. “Finaliza la competencia en España y caí en lesión. Tenía una tendinopatía y una inflamación en los meniscos bastante fuertes, había micro desgarros en la banda iliotibial y eso es muy complicado. Recién hace dos semanas y media me recuperé”, añadió.

Ya un poco más calmado, y con las cosas en claro, sostuvo que guardará fuerzas para lo que se viene, ya que tiene en mente poder llegar a Tokio 2020 en los 20 y 50 km de la marcha atlética. “Esta semana estaré en terapia intensiva, me revisaré nuevamente la rodilla para ver si hubo alguna complicación, debido a que durante la competencia sentí dolores muy fuertes, en la ingle también. Hay que evaluar si es algo considerable o no. Según eso voy a seguir entrenando para el Mundial de Doha y espero hacer la marca para los 20 km”, finalizó.