Foto: Alicia Fonseca Sandoval

Escribe: Franco Sánchez Rodríguez

Kimberly García celebró con todas sus fuerzas el haber obtenido la medalla de plata en los Juegos Panamericanos Lima 2019. No solo por lo que significa la presea para ella y para el país, sino por lo que le tocó vivir previo a la justa continental.

Publicidad

“No sé si será mala suerte, pero hace tres semanas tuve una fractura en la rodilla”. Una lesión la mantuvo en suspenso y no le permitió prepararse al cien por ciento como hubiese querido. El respaldo de sus familiares y de una persona muy importante fueron vitales, y piezas claves, para su consagración. “Tengo que agradecer al doctor José Luis Ascuña que me apoyó mucho para que pueda llegar, no en óptimas condiciones, pero sí para pelear por la medalla”.

García le comentó a ELPOLI.pe que la situación llegó a tales extremos, que pasó por su mente el no estar en Lima 2019. “La verdad sí imagine que me podía perder los Juegos. Hubo un momento en que el dolor era ya insoportable y, además, estábamos en las últimas semanas de competencia. El doctor es el que me ayudó bastante, no solo en la parte física, sino también mental”.

“Físicamente no estaba al cien por ciento. Hoy sentía dolor al marchar los 10 km, donde empezó a molestarme más por la misma ruta. Jugó un papel importante lo psicológico”, explica sobre cómo vivió la competencia de los 20 km marcha. La destacada atleta, clasificada a los Juegos Olímpicos Tokio 2020, dio su máximo esfuerzo para cruzar la meta.

Junto con el profesor Pedro Cañizares, quien la entrena desde que era muy joven, García se convirtió en la primera medallista panamericana de la marcha atlética peruana. Ambos comparten este enorme orgullo. “Mi entrenador también está contento con el resultado, porque él sabe el proceso que hemos pasado. No fue nada fácil, he tenido que dejar de entrenar casi por dos semanas para esta competencia. Él conoce todo el esfuerzo que estaba haciendo”.

Kimberly García y su revancha. En Toronto 2015 finalizó quinta y con sensaciones de que la poca experiencia que tenía por ese entonces le jugó una mala pasada. Ahora, con su gente, y con una gran trayectoria, supo hacerles frente a las distintas adversidades y se alzó con la medalla de plata en el podio de Lima.