Foto: Alicia Fonseca Sandoval

Escribe: Franco Sánchez Rodríguez

Llegada complicada. Esto no es una referencia a la prueba del maratón en la que se proclamó ganador Cristhian Pacheco en los Juegos Panamericanos Lima 2019, en la cual con sus 2h10m41s quebró el récord de los Juegos, la plusmarca nacional y la marca mínima para Tokio 2020. Sino que está ligado al arribo del destacado deportista a la Villa Panamericana el pasado 24 de julio.

Publicidad

 

Con la medalla de oro en manos, el atleta olímpico recordó el suceso como una experiencia poco grata. Y es que, de acuerdo a un video grabado por su compañero de selección Wily Canchanya, después de 40 minutos de haber pisado la Villa ambos se encontraban sin almorzar y hasta ese momento ningún personal había acudido en su ayuda.

Sobre lo sucedido, Pacheco indicó que al momento de partir hacia su meta no pasó por su mente, ni lo distrajo, lo vivido días atrás. Empero, sí afirmó que es algo que no debería volver a ocurrir, que, sin importar la nacionalidad, los que lleguen deben tener el mejor trato.

“No me desconcentró. Nada más le diré a la organización que sean más conscientes y, que, si hay cualquier problema, lo solucionen de inmediato. No solo por mí que soy peruano, sino también por todos los atletas que vienen del extranjero, que los reciban de buena manera. Igualdad para todos. Al ser sede debemos acogerlos como se lo merecen”, le comentó, en un tono reflexivo, a ELPOLI.pe.



 

Finalmente, también se refirió, de forma efímera, a la vivienda en la Villa Panamericana que acaba de conseguir por hacerse con la presea dorada en Lima 2019. “Bueno, pienso que lo más importante es que el triunfo y la medalla se quedaron en casa”. Asimismo, le agradece al público que se dio cita en la capital. “Vinieron mi papá, mis hermanos, mi esposa, mi hija y la gente que me apoyó en el recorrido. La victoria es para ellos”, culminó.