Foto: Ángel Leiva Espinoza

Redacción ELPOLI.pe

Quienes tienen la dicha de tener a su madre al lado dicen que su amor es incomparable y Candy Toche es prueba viviente de ello. A sus 20 años, la atleta, especialista y récord nacional en salto en alto (1.82 metros), es una de las representantes peruanas para estos Juegos Panamericanos Lima 2019; sin embargo, no lo hubiera conseguido de no ser por el apoyo incondicional de su madre Silvia Zevallos.

Publicidad

Candy nació y creció en el populoso distrito de Comas junto a su hermano mellizo Marco Antonio. A los 11 años inició en el mundo del deporte, pero no fue hasta los 14 que descubrió y se enfocó en el salto alto. Desde muy chica destacó en el atletismo y, por ello, tuvo la oportunidad de recibir una beca deportiva para radicar en Puerto Rico. Con el dolor de dejar a su familia, ella aprovechó ésta chance y actualmente estudia en la Universidad Metropolitana del país caribeño.

Sin duda alguna el camino no fue fácil, y es que en múltiples ocasiones pensó en dejar todo lo avanzado. No obstante, fue ahí cuando el apoyo de su madre y de su hermano la sostuvieron para seguir adelante. Muestra del enorme sacrificio de la señora Silvia, es que el pasado 14 de julio realizó una pollada, actividad muy popular en el Perú, para cubrir gastos necesarios en la preparación de su hija. Pese a buscar hasta el cansancio posibles auspiciadores, éstos nunca llegaron.

Este hecho, el sacrificio que hace una madre con tal de ver feliz y ayudar a su hija en lo que sea necesario, llamó la atención del público en general, no solo deportivo. “Nosotras tocamos puertas para el auspicio para que la respalden en la complementación de su preparación. Lamentablemente, no encontramos eco, entonces yo no podía ver a mi hija triste, desanimada, tirando la toalla. Le dije: ‘tranquila, tú sigue entrenando, para adelante, y si no hay auspicios, para eso está tu mamá. Yo seré tu auspiciadora. No te preocupes, todo va a salir bien”, narró la Sra. Zevallos a Radio Capital.

Desde República Checa, en donde se encuentra entrenando de cara a Lima 2019, ELPOLI.pe se puso en contacto con Candy Toche para que nos cuente cómo vivió lo hecho por su mamá. En medio de sus compromisos en Europa, atinó a decir que fue una sorpresa para ella. “No lo sabía, me enteré fuera del país”.

“Es una madre que ama a su hija. Estoy súper orgullosa y agradecida con ella. Mi mamá hizo la actividad porque soy de bajos recursos y, bueno, necesitaba ciertos fondos. El viaje me lo cubrió la federación, pero mi mamá me ayudó con la bolsa de viaje y con ciertos implementos que necesitaba”, culminó entusiasmada.

En Carmen Alto, en Comas, la esperan con los brazos abiertos a su retorno al Perú el próximo 24 de julio. Desde ya van alistando todo para verla competir el 8 de agosto contra las mejores del continente americano. “No importa si no sacas medalla, lo importante es que sabemos que tú vas a entregar el mil por ciento por dejar en alto el nombre del país. Te amamos, mi amor”, finalizó Silvia Zevallos en su entrevista al programa radial peruano.