Foto: Alicia Fonseca Sandoval

Escribe: Franco Sánchez Rodríguez

Pedro Cañizares ha dedicado gran parte de su vida al atletismo. A la marcha atlética para ser exactos. Hace más de diez años fundó en el distrito de Tambo, Junín, la “Escuela Regional de Marcha Atlética”, de donde continúan saliendo jóvenes promesas, que hoy destacan en uno de los deportes más apasionantes a nivel mundial. Kimberly García, Leyde Guerra y César Rodríguez son algunos de los valores formados por el profesor cubano.

Publicidad

 

Cañizares, actual entrenador de la selección nacional de marcha, llegó al Perú en 1995 y desde ese entonces, según sus propias palabras, se percató de que la gente de la sierra tiene todas las condiciones (resistencia y velocidad) para la disciplina. Por su forma de ser, y por la calidad de su trabajo, poco a poco fue reclutando nuevos talentos. La cercanía con sus pupilos, quienes lo ven como un ejemplo, los beneficia siempre que hay una competencia.

“Ellos (alumnos) han entrenado conmigo desde que son niños y nunca se han despegado de mí. Como dicen otras personas, soy su segundo padre; y, por lo tanto, me convierto en el psicólogo fundamental. Conozco una serie de interioridades y los tengo caracterizados, sé el perfil de cada uno”, le confiesa a ELPOLI.pe.

Como parte de su trayectoria, Pedro Cañizares puede contar que ha estado en tres Juegos Olímpicos de la Juventud. Asistió a la edición de Singapur 2010 con Kimberly García, quien fuese la abanderada de la delegación; a Nanjing 2014 con César Rodríguez; y a Buenos Aires 2018 con Freysi Donaires y Kevin Cahuana. Además, junto a García participó de la máxima fiesta deportiva, los Juegos Olímpicos Río 2016. En esos Juegos, nuestra compatriota se situó en el puesto 14 de los 20 km y consiguió la mejor ubicación de una atleta peruana en la historia.

Foto: Willmar Montañez León

Sin embargo, más allá de los resultados, uno de los rasgos que lo caracteriza es su profesionalidad. “A parte del respeto que me tienen como profesor, me confían muchos secretos, que a veces no son capaces de decírselos ni a sus propios padres. Ellos ven cierta confianza, se apoyan en mi hombro y me cuentan varias cosas. Uno demuestra en esos momentos lo profesional que es, porque tiene que saber diferenciar cuándo es entrenador, psicólogo y cuándo puede hacer la labor de papá. De esta manera guiamos a todos los atletas que trabajan con nosotros”.

El afecto por los suyos es reciproco, pero a veces, por más que deba, le cuesta sobrellevarlo. “Considero que están muy orgullosos de que sea su profesor. Estoy casi seguro que al ganar una medalla piensan más en lo que yo pueda sentir, que lo que diga su propia familia. Siguen creciendo, pero para mí aún son los mismos niñitos que comenzaron. Algunas veces les llamo la atención y me digo: ‘Pedro, recuerda que ya tienen 20 años, no 10’. Pero es que se me olvida, que voy a ser. Es el cariño que les tengo”, narra contento.

Con los Juegos Panamericanos Lima 2019 a la vuelta de la esquina (ya solo faltan 57 días para la inauguración), Pedro Cañizares sigue preparando en Huancayo a los futuros representantes peruanos en la justa continental: Kimberly García (20 km), Leyde Guerra (20 km), César Rodríguez (20 km), Evelyn Inga (50 km) y Yocy Caballero (50 km). Un mes antes de que inicien su participación viajarán a Lima para realizar una base de entrenamiento. Las medallas los esperan.