Foto: Willmar Montañez León

Escribe: Franco Sánchez Rodríguez

La Federación Peruana de Remo (FPR) emitió un comunicado el pasado 6 de marzo indicando que la Dirección Nacional de Deporte de Afiliados (DINADAF), presidida por Víctor Aspillaga, le había suspendido la subvención económica desde enero del presente año. La causa principal de esta situación, según indica la misiva de la federación, es por la compra de 5 botes tipos coastal (para mar abierto) adquiridos al proveedor francés Euro Diffusion’s.

Publicidad

Para entrar en contexto, uno de los principales servicios de DINADAF, como dirección del Instituto Peruano del Deporte (IPD), es el otorgamiento de subvenciones económicas a las Federaciones Deportivas Nacionales (FDN) para que cubran en alguna medida las necesidades del personal administrativo, técnico calificados, cuotas de afiliación, eventos nacionales e internacionales, servicios generales, material deportivo y capacitación de agentes deportivos.

ELPOLI.pe dialogó con Víctor Aspillaga Alayza, quien encabeza la DINADAF desde el 27 de septiembre del 2018, para que pueda aclarar la situación que atraviesa el deporte olímpico en el país. “La federación ha hecho su solicitud de subvención, pero esta se encuentra en evaluación por la oficina de asesoría jurídica y por el Consejo Superior de Justicia Deportiva y Honores del Deporte (CSJDHD)”, fueron sus primeras declaraciones.

El director indicó que todo procedimiento se realiza amparado por las normas del Estado. “En el caso de la FPR, nosotros hicimos la visita in situ (en el sitio) a las instalaciones y no se encontraba el material deportivo (los 5 botes). De acuerdo a la Directiva N° 80-2018-IPD/DINADAF, tenían cinco días para hacer la subsanación respectiva. En ese lapso me correspondía elevar el caso a la CSJDHD, ya que soy un funcionario público y me rijo a los reglamentos”.

Aspillaga prosiguió añadiendo que “en el comunicado de la FPR se señala que inicié un trámite de corroboración selectiva, cuando yo ni siquiera estaba de director en ese momento. Todas las federaciones pasan por este proceso. El año pasado se han realizado más de 30 visitas in situ a las distintas entidades del deporte para revisar la compra de material deportivo, porque es lo que nos exige la norma y es nuestra forma de cautelar la subvención económica. Es un mecanismo regular que ya estaba iniciado y que yo lo heredé”.

La corroboración selectiva es un proceso que consiste en la revisión y/o informes de ejecución de gastos trimestrales presentados por las Federaciones Deportivas Nacionales, el Comité Olímpico Peruano y la Asociación Nacional Paralímpica del Perú, a fin de asegurar la transparencia del uso de los recursos públicos subvencionados.

Sobre la adquisición de las embarcaciones, señala que “la compra de los botes fue realizada en el 2017. Desde esa fecha hasta agosto del 2018, cuando se llevó a cabo la visita, no hubo comunicación alguna con la DINADAF indicando que tenían problemas y que no había llegado el material deportivo. Después de dos meses, una vez presentado el informe, señalaron que las embarcaciones estaban viniendo desde Francia y que arribaban al país en tres semanas. Los botes no aparecieron luego de ese tiempo, sino que lo hicieron unos cuantos meses después y desde otro país”.

Conocer la Directiva N° 80-2018-IPD/DINADAF es muy importante, porque es en ella que se basa todas las acciones tomadas por la DINADAF. Uno de los puntos menciona que se prohíbe totalmente ceder, enajenar o alquilar el material deportivo comprado con la subvención.

“También señala que no se le puede entregar la subvención a las Juntas Directivas que tengan a integrantes con acciones administrativas iniciadas por inadecuada utilización de la misma. Los casos que yo he puesto en conocimiento del CSJDHD son justamente por este tema. Aún la situación está en evaluación, estamos a la espera de una respuesta”, acotó.

La solución más inmediata que dio el director de la DINADAF es la siguiente: “para que puedan otorgarse recursos públicos, las personas involucradas (presidente y tesorero) pueden solicitar una licencia hasta que se resuelva el caso en el CSJDHD, lo que haría procedente conceder la subvención”.

Por último, Aspillaga Alayza se refirió a la posibilidad que venía comentando mucha gente de un supuesto interés personal, que consistía en que él quería sacar provecho sobre esta situación. Como se recuerda, Víctor Aspillaga fue un destacado boga nacional que consiguió representar al Perú en los Juegos Olímpicos Londres 2012.

“Aprendí a remar antes que a montar bicicleta. Este deporte me ha dado muchas alegrías. Me afecta bastante todo esto, realmente quiero que este problema se resuelva. Por el momento no está en mis planes ocupar un cargo en la federación; es más, ni siquiera me he retirado formalmente como deportista, todavía sigo entrenando cada vez que puedo”, finalizó.

Se espera que el CSJDHD pueda encontrar una pronta solución a este delicado tema, que más que nada perjudica completamente a los remeros peruanos. Si quieren llegar a buen puerto, todas las partes involucradas tienen que colaborar.

La delegación nacional que iba a participar en los Juegos Suramericanos de Playa Rosario 2019 fue la principal afectada. De los diez bogas que competirían en Argentina, finalmente Álvaro Torres fue el único remero que viajó. Que nadie más se vea dañado; sobre todo, por el bien del deporte peruano. Y más aún, ahora que estamos tan cerca de los Juegos Panamericanos Lima 2019 (26 de julio – 11 de agosto).

Para informarte más sobre la Directiva N° 80-2018-IPD/DINADAF haz click aquí.