Foto: Valeria Romero Neyra

Escribe: Valeria Romero Neyra

Jan Westreicher, hijo de los ex voleibolistas Johnny Westreicher y Elena Keldibekova, se desenvuelve en la prueba de salto alto. Participó en el mundial juvenil de atletismo y quedó en el décimo lugar. Ha demostrado que puede conseguir logros importantes para el atletismo peruano y, en la actualidad, es uno de los mejores representantes juveniles.

Publicidad

¿Cómo empezó tu pasión por este deporte?

Siempre supe que terminaría haciendo algún deporte, pues mis dos padres son deportistas y cuando tenía 14 años fui a un Sudamericano de salto alto y lo gané así que opté por este deporte.

¿Aparte de esta disciplina has practicado otras?

Sí, yo empecé practicando balonmano en Alemania, pero cuando vine a Lima este deporte no existía, luego practiqué voleibol pues mis padres lo jugaban; sin embargo, como este deporte en la rama masculino no era conocido lo dejé de practicar.

¿En dónde entrenas y cuál en que horario normalmente lo haces?

Entreno en la Videna y usualmente lo hago los miércoles y sábados en las mañanas.

¿En qué año empezaste a participar en campeonatos? ¿En qué competencia fue?

Mi primera competencia fue por Perú en el 2010 cuando tenía 14 años. Fueron en los Juegos Sudamericanos Escolares que se organizaron en Lima.

Foto: Valeria Romero Neyra

 

¿Cuál ha sido la competencia de la que mejor recuerdo tienes?

El Mundial del 2013 en Ucrania, fui el único de la selección peruana en llegar a la final y, además, fue mi único viaje fuera de Sudamérica, es uno de mis mejores recuerdos.

¿Alguna vez este deporte te ha afectado con alguna lesión?

Sí y es una lesión que todavía la tengo, que es Condromalacia Rotuliana y que gracias a las terapias y a ejercicios de musculatura he podido poco a poco superarla y volver a estar en mi nivel.

¿Cuáles son tus objetivos?

Uno de mi objetivos es participar en los Juegos Panamericanos Lima 2019, pero mi principal propósito es llegar a los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 y los panamericanos serían una muy buena escalera para apoyarme en eso.

¿Tu mamá influyó en que practicaras algún deporte sea cual sea?

Sí, de todas maneras. Ella siempre me decía que no importara cuál deporte hiciera pero que tenía que hacer algo. Ella fue una de las que más quería que jugara vóley, pero termine yéndome por otro lado.

¿Alguna vez has roto un récord nacional o propio?

Sí, me dieron el récord nacional de menores cuando tenía 15 años, salté 2,11 metros por lo que clasifiqué al Mundial, pero Hugo Muñoz, quien tenía el récord nacional de mayores con 2,30 metros, presentó unos papeles diciendo que cuando todavía participaba en menores él había saltado 2,12 metros entonces me quitaron el récord y se lo dieron a él. Desde entonces no he vuelto a romper un récord nacional o propio, pero para eso estoy aquí esforzándome y tratando de dar todo de mí.