Marko Carrillo ganó cinco medallas en los Juegos Bolivarianos 2017: una de oro, una de plata y tres de bronce.

Escribe: Franco Sánchez Rodríguez

El nombre de Marko Carrillo empezó a sonar con fuerza luego de que consiguiera la medalla de bronce en los Juegos Panamericanos Toronto 2015, en la modalidad 50 metros con pistola. Ese día, además, obtuvo su clasificación directa a los Juegos Olímpicos Río 2016. Desde aquella oportunidad su vida cambió totalmente. El deporte que tan feliz hizo a su padre, Marco Carrillo; y a su abuelo, Víctor Carrillo, ahora lo estaba haciendo muy feliz a él.

Marko en muchas ocasiones ha dejado en claro que los máximos influyentes para que él se dedicará al tiro fueron sus padres, su abuelo y el ganador de la medalla de oro en los Juegos Olímpicos Londres 1948: Edwin Vásquez Cam. “Mi guía y modelo fue Edwin Vásquez. Gracias a él es que la prueba de 50 metros es una de mis favoritas”. Ellos también han tenido el orgullo de representar al Perú, como él lo está haciendo. Tanta es la importancia que tiene su familia en su vida, que para ganar la medalla en Toronto usó el arma que había heredado de su padre.

OBJETIVOS TRUNCADOS

En el 2016 disputó la competencia con mayor trascendencia en la vida de un deportista, los Juegos Olímpicos. Para esto se estuvo preparando arduamente desde los primeros meses de ese año, ya que si quería llegar de la mejor manera no tenía tiempo para desperdiciar. Poco a poco fueron pasando los meses, el momento del inicio estaba cada vez más cerca.

Hasta que por fin llegó el 5 agosto, el comienzo de Río 2016 se anunciaba por todo el mundo con bombos y platillos. El tiempo de espera había culminado. Durante la semana en la cual estuvo compitiendo, gran cantidad de peruanos estuvieron a la expectativa de lo que pudieran hacer él y Francisco ‘Pancho’ Boza.

Apunta y dispara. Río 2016 fue su primera experiencia olímpica, ahora tiene en la mira a Tokio 2020. [Foto: Erick Garay Alberto]

 

Lamentablemente para los intereses del tirador nacional, aquella no fue su mejor semana. En las tres pruebas que disputó (50 metros con pistola, 10 metros con pistola de aire y 25 metros con pistola de tiro rápido) terminó ocupando las últimas posiciones. De esta manera culminó su estadía en Brasil. Una dura preparación no fue suficiente para que se pueda coronar en lo más alto del deporte mundial.

BUENAS NUEVAS

Solo los que se quedan resignados con una caída son aquellos que nunca van a llegar a triunfar en los objetivos que se propongan. Marko Carrillo ha comprendido muy bien esto y es por eso que inició el 2017 con todo. En lo que va de la temporada ha logrado consagrarse en el Sudamericano de Mayores, disputado en Río de Janeiro, cobrándose así una revancha con esta ciudad. Llegó al podio en 50 metros con pistola, colgándose la medalla de plata individual y la de oro por equipos. También en 10 metros con pistola de aire terminó quedándose con medallas, obtuvo la de plata en individual y por equipos.

Las cosas poco a poco le han estado yendo de la mejor manera  al deportista nacional. A escasos meses de terminar el año, el inicio del ciclo olímpico le cayó como anillo al dedo. En los Juegos Bolivarianos de Santa Marta ha demostrado de lo que está hecho.

En casi todas las pruebas en las cuales estuvo presente pudo terminar en el podio. Ganó medalla de plata en 25 metros tiro rápido (Individual), medalla de bronce en 25 metros tiro rápido (Equipo), medalla de oro en pistola libre 50 metros (Individual), medalla de bronce en pistola libre 50 metros (Equipo), medalla de bronce en 10 metros pistola de aire (Equipo).

Sin duda alguna hay una gran expectativa por él de cara a los Juegos Panamericanos Lima 2019. Marko Carrillo está demostrando que con esfuerzo y con mucha dedicación, grandes cosas le deparan en un futuro cercano.