Hace cuatro años, Tejeda ganó el medio maratón de los Juegos Bolivarianos. Este año esperaba repetir el plato, pero no la están dejando.

Escribe: Willmar Montañez León

La Federación Deportiva Peruana de Atletismo (FDPA) publicó la lista de 47 deportistas que estarán en los Juegos Bolivarianos Santa Marta 2017. En la nómina, para sorpresa de muchos, no figura el nombre de Gladys Tejeda.

Al enterarse de esto, Tejeda (puesto 15 en los Juegos Olímpicos Río 2016) tomó un bus de Huancayo hacia Lima para preguntar el porqué de su exclusión en el evento que marca del inicio de un nuevo ciclo olímpico. Fue a las oficinas de la FDPA en la Videna y no encontró a ningún dirigente, intento comunicarse con ellos, pero no tuvo éxito. Apenas un entrenador que pasaba por ahí le dijo que mejor vaya al Estadio Nacional. Así lo hizo, pero tampoco pudo encontrar a los representantes de su federación.

En ese vaivén, ELPOLI.pe la contactó y lo primero que nos contó fue: “El domingo por la tarde me enteré que la FDPA no me incluyó entre los seleccionados para ir a los Juegos Bolivarianos. Mi entrenador y yo nos quedamos muy sorprendidos. Por eso he viajado de emergencia desde Huancayo para solucionar este problema. No me voy a quedar de manos cruzadas. No es la primera vez que ellos atropellan nuestros derechos. Yo solo estoy pidiendo que trabajen de una manera justa”.

Es extraño no ver a Gladys dentro de la selección que viajará a tierras colombianas representando a nuestro país. Más aún cuando hace poco corrió la Maratón Internacional de la Ciudad de México, donde no solo ganó, sino que también estableció un nuevo récord de competencia con 2h36m16s. Además, es suyo el récord sudamericano de los 21 kilómetros, misma prueba en la que debió haber sido inscrita para estos Juegos Bolivarianos. En la lista presentada por la FDPA figuran Clara Canchanya y Gladys Machacuay.

Lo que llama aún más la atención, y nos hace pensar en una ruptura de las relaciones entre la FDPA y el Programa de Maratonistas que entrena en Huancayo, es saber que el mismo problema de Gladys lo tienen más atletas de su mismo grupo. Hay fondistas elegidos por el entrenador Rodolfo Gómez para correr en los Juegos Bolivarianos que finalmente no fueron considerados y hay otros que sí fueron incluidos, pero en modalidades que ellos no dominan.

“Jovana de la Cruz, a pesar de haber cumplido con los criterios de selección para los Juegos Bolivarianos, tampoco está yendo. Y hay otros atletas que van a participar en modalidades que el entrenador no ha indicado. La federación está haciendo lo que quiere”, comenta Tejeda. Su molestia es evidente, pues no solo no se ha respetado el criterio de un entrenador que está teniendo buenos resultados, sino que tampoco se está llevando a atletas con buenas marcas en este año. Uno de esos casos es el de Yerson Orellana en los 10 mil metros.

Gladys supone que no está incluida en la lista por no haber ido al Mundial de Atletismo realizado este año en Londres: “Yo pienso que esto es una represalia porque no participe en el Mundial y porque gané la maratón de México. Si no fui al Mundial fue por un problema hormonal para el que hasta el momento no he encontrado un tratamiento adecuado. Yo se los hice saber a través de un documento con dos meses y medio de anticipación; sin embargo, ellos me insistieron en que siga otro tipo de tratamiento. Yo no iba a poner en riesgo mi salud y por ese motivo no asistí. Pero de todas formas no podía quedarme sin correr una maratón este año y por esa razón optamos por ir a México, que fue por una invitación”, señala Tejeda.

Y adelantándose ante una posible explicación de la Federación Deportiva Peruana de Atletismo, Gladys dice que era imposible que ella compitiera en la Copa Nacional que se realizó en Videna porque no había la prueba de los 21 km: “Bajo qué razón no me han considerado en la media maratón, en este torneo nacional no estaba esa prueba, solo la de 5000 y 10000 metros” añadió.

Incluso nos cuenta que los problemas con la FDPA empezaron a aparecer desde ese momento, pues se negaron a darle el aval para correr en México. Tuvo que intervenir la congresista Paloma Noceda para que el presidente de dicha entidad, Gustavo Cárdenas Brou, accediera a darle el permiso. “Cuando me vuelvo a reunir con él, me dijo que me daba el aval con la condición de que compita en los Bolivarianos. Yo le dije que sí, que con todo gusto porque nunca me he negado a correr por mi país, que si no fui al Mundial fue por un problema de salud que ya había reportado. Por ese motivo no entiendo por qué ahora me dejan fuera”.

Gladys aún guarda paciencia, dice que se le está acabando porque no es la primera vez que recibe malos tratos o respuestas desagradables de parte de miembros de la FDPA. Todo hace indicar que más fondistas del Programa de Maratonistas también saldrán a denunciar. Acusan que no los escuchan, que los planes de entrenamiento no son respetados, que no es la primera vez que no se lleva a los que tienen mejores tiempos. Por ahora prefieren no decirlo públicamente por temor a represalias, pues algunos sí están incluidos en la lista para los Juegos Bolivarianos.

Recordemos que de un tema similar se habló durante el Mundial de Atletismo en Londres, cuando los mismos deportistas que corrieron la maratón dijeron que no estaban en sus mejores condiciones luego de no terminar los 42 kilómetros. Aquella vez, quienes se quedaron en Lima y tenían mejores tiempos en esta prueba y estaban médicamente aptos, se hicieron la misma pregunta: ¿cómo se elige a los que representan al Perú? ¿se están respetando los criterios de selección? La paciencia está llegando al límite.