Escribe: Margarita Rivera Monforte
Desde Brasil

Hasta el momento, Yanet Sovero había permanecido en silencio. Con esa contagiosa sonrisa que permite abrigar esperanzas sobre cualquiera de sus logros, la luchadora nacional se mantenía al margen de una serie de comentarios que surgieron a raíz de su clasificación a los Juegos Olímpicos de 2016. Hasta que estalló.

“Mi competencia es recién el 17 de agosto, pero llegué a Río de Janeiro el 1º. ¿Por qué con tanta anticipación? Porque necesitaba alejarme de tanto comentario malintencionado que empezaba a afectarme”, le dijo con voz quebrada a EL POLI durante la ceremonia de inauguración de la Casa Lima 2019 en el Brasil.

[adrotate banner=”4″]
¿Qué había generado la reacción de la deportista? Las declaraciones de su colega Pool Ambrosio cuestionando el cupo obtenido por Sovero aduciendo que la atleta de 33 años y madre de un niño fue “favorecida” con su clasificación olímpica.

Ocurre que tanto Sovero como Ambrosio fueron postulaban a un cupo para Río 2016 bajo el sistema de reasignación de cuotas. Sus nombres fueron presentados por el Comité Olímpico Peruano (COP) ante la posibilidad que Brasil, sede de los Juegos, deje un espacio abierto, en su calidad de anfitrión, al designar a sus representantes en la justa.

Así sucedió. Brasil designó a sus deportistas y dejó un cupo que la Federación Internacional de Lucha determinó entregar al Perú. Por resolución se lo otorgó a la representante femenina de la categoría 58kg, plaza que ocupaba Yanet Sovero.

No obstante, el luchador de la rama masculina, al parecer, no recibió la documentación y consideró que se había actuado arbitrariamente iniciando una serie de comentarios que terminaron afectando a su colega y compañera de equipo.

“Ya no podía más y por eso mi entrenador dijo que era mejor alejarme de ese ambiente para no perder concentración y buscar lo mejor para mi país”, sostuvo la luchadora, quien asegura que está preparada para buscar una sorpresa en los Juegos Olímpicos.

Sovero sabe que en la colchoneta se topará con una tres veces campeona olímpica, otra campeona mundial y una medalla de oro en Juegos Panamericanos. “Tengo en la mira a la colombiana Rentería. La última vez que nos enfrentamos yo le ganaba 9-0, luego ella se recuperó y al final me ganó por 12-11, apenas un punto. Sé que puedo ganarle”, sentenció.

Vea la nota completa aquí