Escribe: Margarita Rivera Monforte
Desde Brasil

“Ahora lo puedo gritar y decir: El karate es olímpico. Más que feliz, un sueño más por cumplir”, esa fue la reacción de la medallista de oro en los Juegos Panamericanos de Toronto 2015, Alexandra Grande, al enterarse que su deporte fue aceptado en el programa olímpico de Tokio 2020.

La misma reacción tuvo la tablista Ananlí Gómez, ‘La Negra’, pues, así como el karate, el surf también fue admitido para los próximos Juegos Olímpicos, junto al béisbol, la escalada y el softbol. La aprobación se dio durante la Asamblea del Comité Olímpico Internacional (COI) en Río de Janeiro.

[adrotate banner=”4″]
Tales muestras de emoción y alegría fueron compartidas por los millones de peruanos amantes del deporte, pues tanto la tabla como el karate son dos de las disciplinas más exitosas del país.

En karate, por ejemplo, se tiene dos medallistas de oro en Juegos Panamericanos: Alexis Carbajal y Alexandra Grande, un subcampeón mundial: Akío Tamashiro. Asimismo, en tabla el Perú luce a dos campeonas mundiales: Sofía Mulanovich y Analí Gómez, además de dos títulos del mundo como equipo. Por ello, las expectativas de medalla olímpica son grandes.

No obstante, la elección fue tomada con cautela y responsabilidad por los titulas de las federaciones respectivas, Carlos Neuhaus (tabla), y Pedro del Rosario (karate), quienes indicaron que la designación es un gran compromiso y hay que trabajar mucho para cumplir con las expectativas.

“Es un gran compromiso que el karate sea, por fin, deporte olímpico. Tenemos que hacer las cosas bien y prepararnos de la mejor manera para poder buscar una medalla”, sostuvo Del Rosario luego de recibir la grata noticia.