Foto: IPD

Ariana Orrego llegó a Lima y en el aeropuerto fue recibida por familiares y amigos. No podía ser de otra manera, pues su clasificación a los Juegos Olímpicos Río 2016 marcará el debut de la gimnasia peruana en el certamen deportivo más competitivo del planeta.

Ariana tiene 17 años y hasta el momento es la más joven de la delegación olímpica peruana. A su corta edad cumplió no solo un sueño personal, sino también el de toda la Federación Peruana de Gimnasia.

Para alcanzar este objetivo, hace dos años Orrego tomó la decisión de mudarse a Estados Unidos para dedicarse a entrenar a tiempo completo y hoy, apenas termina de abrazarse con sus familiares, cuenta que “el esfuerzo está rindiendo frutos”. En el país norteamericano entrena con Dena Walker y Gustavo Moure.

La celebración no durará mucho, pues deberá regresar a Estados Unidos en los próximos días para seguir entrenando y preparándose para el reto que la espera en Brasil.