El equipo de Regatas y la copa que lo acredita como campeón nacional 2016. / Foto: Sofía Velásquez

Escribe: Sofía Velásquez

Tenemos campeón de la Liga Nacional de Basketball Femenino 2016. El Club de Regatas “Lima” venció a Universitario en un partido de infarto y revirtió la serie en unos últimos minutos dignos de una final.

Verónica Cosmópolis, Daniela Porras y Gabriela Duarte posan con el trofeo de campeonas. / Foto: Sofía Velásquez.
Verónica Cosmópolis, Daniela Porras y Gabriela Duarte posan con el trofeo de campeonas. / Foto: Sofía Velásquez.

La “U” fue el equipo protagonista en la primera parte del encuentro. El buen inicio crema estuvo en las manos de María Paula Ayala, quien anotó los primeros tres puntos con un “triple” que alborotó a la barra crema, presente en gran cantidad como en los partidos previos. Las americanas Lorreal Jones y Tara Johnson siguieron haciendo la diferencia, fue la última quien hizo la mayor cantidad de anotaciones (8) de Universitario, haciendo que el primer cuarto termine 15-14 a su favor. Un punto de diferencia que demostró que ambas escuadras priorizaron el ataque.

A pesar de que Fiorella De Benedetti, una de las mejores jugadoras de Universitario, no estuvo presente en este partido por motivos personales, el equipo crema fue superior  a lo largo de los primeros diez minutos de juego.

En el lado de Regatas, el nerviosismo llevó a sus jugadoras a fallar ataques que el técnico Mariano Yvanicki indicaba cada vez que las reunía o, durante la acción, desde su posición en el banco. La poca efectividad en los tiros de afuera las dejaron con una diferencia negativa de nueve puntos. El segundo cuarto terminó 28-19 a favor de la “U” que tuvo nuevamente a la número 16, Tara Johnson, como la máxima anotadora.

La celebración fue con champán. / Foto: Sofía Velásquez
La celebración fue con champán. / Foto: Sofía Velásquez

Al finalizar el tercer cuarto la supremacía siguió siendo de Universitario, aunque esta vez el superar el límite permitido de faltas le costó que Regatas acorte la diferencia a través de tiros libres (11 en total). “Con Julio (asistente) hablamos que debíamos aminorar la ventaja de Universitario en seis o cinco puntos para tener chances de seguir luchando en el cuarto final. Cuando las piernas se cansan las jugadoras no rinden, así que tuvimos que poner actitud y mucha inteligencia” le dijo el técnico celeste a EL POLI. Y así fue, terminado el tercer cuarto Regatas se acercó y puso el partido 39 a 44.

Daniela Porras, condecorada como Mejor Jugadora del Torneo. / Foto: Sofía Velásquez
Daniela Porras, condecorada como Mejor Jugadora del Torneo. / Foto: Sofía Velásquez

Lo mejor del juego se guardó para el último cuarto, cuando los hinchas cremas cantaban y aseguraban el triunfo a menos de cinco minutos del final. Una de las protagonistas fue la chorrillana Daniela Porras, considerada la mejor jugadora del torneo. Ella sacó la garra para luchar cada balón y demostrar por qué es el motor del equipo celeste. En un ataque de Universitario, la número 6 sufrió una herida en el labio que la hizo sangrar y retorcerse de dolor. Tuvo que salir del campo.

La salida obligada de una de las capitanas  fue necesaria para que entre quien se convertiría en la heroína del partido, Verónica Cosmópolis. A menos de dos minutos para que finalice el encuentro y con el marcador abajo por dos puntos, la pequeña número 21 entró a la cancha para darle un respiro a su equipo y lograr algo que pocas veces se puede apreciar en un partido de básquet, pero que siempre se espera con ansias: voltear el encuentro con un tiro desde afuera de la bomba y anotar tres puntos que te devuelven a la vida.

El Coliseo Dibós estalló con el grito de los hinchas y familiares que esperaban una victoria del equipo celeste. Daniela Porras regresó al campo y para cerrar una tarde memorable, le dio el triunfo al Regatas a través de tiros libres y también, el título que le fue esquivo un año antes ante el mismo rival.

Inolvidable. El equipo de Regatas recordará siempre este título. / Foto: Sofía Velásquez
Inolvidable. El equipo de Regatas recordará siempre este título. / Foto: Sofía Velásquez

La emoción de las chorrillanas era indescriptible. Todas felicitaban a Verónica Cosmópolis y ella le contó a EL POLI que “cuando estábamos a tres puntos, la diferencia era muy poca, quedaban pocos segundos y teníamos que arriesgar. El que no arriesga no gana y a veces tenemos que hacerlo, funcione o no. A punta de garra se voltean las cosas, si uno tiene ganas, un buen equipo y una buena cabeza, podemos sobrellevar lo que sucede”.

“En lo personal esta era mi revancha, el karma me lo tenía guardado desde el año pasado ya que no pude jugar la final contra ellas porque me rompí la clavícula. Esta vez me tocaba, lo merecemos”.