Luego de que el Instituto Peruano del Deporte (IPD) fuera acusado por supuestamente haber falsificado los certificados médicos de 30 deportistas, la Comisión de Fiscalización del Congreso de la República decidió investigar de oficio a esta entidad.

Gustavo Rondón, quien preside el grupo de trabajo parlamentario, comunicó que durante la primera semana de noviembre sería citado Saúl Barrera, presidente del IPD, para explicar la acusación hecha por la Contraloría General de la República.

El último fin de semana el programa Panorama dio a conocer dicha denuncia, que señalaba que 30 deportistas que participaron en los Juegos Panamericanos Toronto 2015 tenían un certificado médico que no era reconocido por el doctor que supuestamente los había firmado (el galeno decía que no era suya la letra en aquellos documentos).

En declaraciones en los días posteriores, Barrera indicó que los certificados médicos tienen una validez de seis meses y que los supuestamente “falsificados” estaban dentro de ese plazo. Señaló también que los organizadores de los Juegos Panamericanos no solicitan este tipo de exámenes como norma o requisito para que el atleta pueda ser inscrito.