Luego de la entrada de un grupo de trabajo a la Federación Peruana de Boxeo se ha suscitado un problema con los púgiles profesionales. ¿El motivo? Uno de los que más los ha enfrentado: la organismo amateur considera que quienes ya son profesionales no tienen derecho de utilizar libremente sus instalaciones.

El último ejemplo afectó a Linda Lecca, actual campeona supermosca de la Asociación Mundial de Boxeo (AMB). A ella le prohibieron entrenar en la Bombonera del Estadio Nacional y según el comando técnico de la peleadora peruana, la medida fue dada por el grupo de trabajo de la Federación Peruana de Boxeo que preside Manuel León Piqueras.

La prohibición afectó el plan de Lecca, quien se viene preparando para enfrentar a la venezolana Carolina Álvarez en la cuarta defensa de su corona, pues debió trasladarse a un gimnasio cerca al Nacional para completar su rutina.

La medida tomada por la federación se aplicó también con los boxeadores Carlos Zambrano, Alberto Rossel, Jesús Bravo, David Zegarra, Joel Luis y Rocío Gaspar, todos peleadores profesionales y ex representantes del Perú en Olimpiadas, Mundiales y Bolivarianos (torneos del ámbito amateur).

Según el comunicado enviado por el departamento de prensa de la promotora que maneja a estos boxeadores, lo que busca el grupo de trabajo que dirige interinamente la federación es que ellos paguen por el uso de la Bombonera y de la pista atlética del Nacional cada vez que las quieran utilizar para su preparación.

Este grupo de trabajo tomó las riendas de la Federación Peruana de Boxeo luego de que la gestión anterior, encabezada por Danilo Dongo, tuviera problemas de inscripción y de reconocimiento al punto de llevar al boxeo peruano a la desafiliación internacional.