Foto: Alicia Fonseca Sandoval

Escribe: Alberto Vega 

Gran preocupación y malestar ha generado en distintas federaciones deportivas la noticia de que las sedes que se usaron en los Juegos Lima 2019 pasarán a manos del Ministerio de Comercio Exterior y Turismo (Mincetur) y ya no al del Ministerio de Educación (Minedu), según se había anunciado días atrás.

 

El anuncio de este cambio fue hecho por el ministro de Transportes y Comunicaciones, el Sr. Edmer Trujillo, hace unos días en una entrevista. Tras este pronunciamiento, quince federaciones enviaron una carta al presidente Martín Vizcarra solicitando una reunión con la finalidad de obtener más detalles del porqué se tomó esta decisión.

Antes de que se genere todo este problema, el Ministerio de Educación iba a ser la entidad responsable de administrar la infraestructura que dejó Lima 2019 para el bienestar del deporte de alto rendimiento peruano. Ahora el panorama es distinto, Mincetur se hará cargo de todo el legado con una visión, por decirlo de una forma, más comercial.

Luego de seis meses de finalizado el evento más importante que ha tenido el país, aún no se tiene un plan claro de cara a un futuro. Y el que se esboza, dista mucho de lo que se esperaba: mejorar las condiciones para el desarrollo del deporte de alto rendimiento en el Perú.

La Villa Deportiva Nacional (VIDENA) fue remodelada para Lima 2019.

 

ELPOLI.pe conversó con Gustavo Matus, titular de la Federación Peruana de Ciclismo, para conocer su posición sobre este tema.

“Nosotros sabemos que Mincetur no tiene experiencia en deportes. Ellos no tienen ningún canal de contacto con las federaciones. Su manera de ver las cosas es total y absolutamente distinta a lo que está haciendo Minedu a través del IPD”, explicó.

Una de las preocupaciones que genera este asunto es que el Ministerio de Comercio Exterior y Turismo solo se estaría enfocando en el aspecto económico y no en el deportivo. Quiere decir que cuando las federaciones requieran utilizar las sedes, esto no se podría dar hasta que no se cancele un monto para su uso. Es decir, se tendrá que pagar para poder utilizarlas.

“Que nos pasen al Ministerio de Comercio Exterior, y que estén pensando en hacer eventos internacionales, para generar ingresos, nos asusta. Si Mincetur piensa generar ingresos con las competencias internacionales ¿quién los va a pagar? ¿quién los va a conseguir? Los encargados de conseguir los eventos somos siempre las federaciones nacionales, nadie más”, añadió.

El polideportivo del Callao.

 

Además, indica que sería ilógico pagarle a Mincetur con el mismo dinero que le otorga el Estado Peruano por el simple hecho de darle utilidad a una sede que de por sí tendría que servir como legado para el país.

“Imagínate que nos digan que lo administre Mincetur y cuando tengamos un Panamericano le tenemos que pagar a ellos $10 mil dólares ¿Le tenemos que pagar por el uso de las instalaciones? Es fácil decirlo, pero ¿de dónde sale el dinero? Si nos dicen que sale de nuestro presupuesto, entonces le digo a IPD dame ese monto y se la paso a Mincetur. Estamos sacando el dinero de un bolsillo a otro. No tiene sentido porque le estaríamos pagando a un Ministerio con el mismo dinero que el Estado nos da”, finalizó.

Por otro lado, logramos conversar con Gianni Deluchi -presidente de la Federación Peruana de Hockey- y nos mostró la misma inquietud. Hasta el momento ningún representante del Ministerio de Comercio Exterior y Turismo se ha reunido con los presidentes de las federaciones para resolver dudas.

 

 

El complejo Andrés Avelino Cáceres de Villa María del Triunfo.

 

“Las federaciones estamos muy preocupadas porque solicitar permisos a otra entidad que no es reguladora del deporte nacional es complicado. Imagínate si ahora tenemos que pedir autorización al Mincetur para usar las sedes en un evento internacional sabiendo que ellos no tienen noción de lo que es la gestión deportiva”, indicó.

“Acá se está hablando mucho de los elefantes blancos, bueno esos elefantes los están creando ellos mismos. Queremos saber cómo va a quedar. No queremos tener ningún problema. No queremos que esto genere más gastos a las federaciones”, detalló.

Hace un mes, durante la presentación de Gustavo San Martín como presidente del Instituto Peruano del Deporte, la ministra de Educación Flor Pablo anunció la creación de una Unidad Ejecutora para que sea el organismo encargado de administrar la infraestructura de Lima 2019. Las federaciones lo vieron con agrado porque se recuperaría el espacio para que los deportistas nacionales puedan entrenar en las mejores condiciones. Hoy, al parecer, eso solo quedará en una bonita ilusión. ¿Cobrar por utilizar las sedes y que los deportistas puedan entrenar y competir ahí? Qué pena.