Foto: Franco Sánchez Rodríguez

Escribe: Franco Sánchez Rodríguez

La selección masculina tenía como promedio 18 años; mientras que, la femenina, tan solo 16. Perú afrontó el Preolímpico por Equipos, celebrado el pasado fin de semana en el Polideportivo 3 de la Videna, con jugadores de la categoría juvenil, tal como se había anunciado semanas atrás. La federación peruana apostó por este talentoso grupo, que destacó desde temprana edad.

Publicidad

 

Jhon Loli, Felipe Duffoó y Adolfo Cucho, parte del equipo masculino, lograron en junio pasado la histórica clasificación al Campeonato Mundial Juvenil 2019. Esto al lado de Carlos Fernández, promesa del deporte peruano. Por su parte, el cuarto integrante del seleccionado de varones, Rodrigo Hidalgo, conformó la delegación nacional que compitió en los Juegos Panamericanos.

En tanto, María Fernanda Maldonado, Ana Aragón, Mariagrazia La Torre y Lucciana Cisneros, todas ellas sub-15, han sabido consagrarse medallistas continentales en su respectiva categoría. En este Clasificatorio Olímpico Latinoamericano, las tenimesistas jugaron por primera vez en un certamen de mayores, dando muestras de su potencial.

“Se trata de trabajar con la gente joven que viene saliendo, de darle más roce, que se vayan soltando. Estoy segura de que con el trabajo que se está haciendo, de aquí a cuatro años tendremos resultados. Luego de Lima 2019 le quisimos dar un receso a los seleccionados mayores, puesto que tienen varios compromisos. Hay que apostar por los que están, para ver si en un futuro logramos que lleguen a conseguir muchas más cosas. La idea es hacer un cambio generacional, pero no botando a todo el mundo”, indicó Marisol Espineira, presidenta de la Federación Deportiva Peruana de Tenis de Mesa (FDPTM).

Lucciana Cisneros es medallista latinoamericana en cadetes y ahora integra la selección mayor. [Foto: Franco Sánchez Rodríguez]

La también olímpica en Atenas 2004 añadió que, si bien algunos jugadores de la categoría mayores tienen descanso, otros han optado por retirarse de la selección. El motivo, según cuenta, se debe a que en el país es muy difícil poder sobrellevar los estudios, un trabajo y los entrenamientos que requiere el alto rendimiento. Esto por el poco apoyo económico que reciben los deportistas. Además, como sostiene Espineira, es clave la voluntad que tenga cada jugador para querer continuar.

Con respecto a las selecciones que el Perú presentó en el Preolímpico, la máxima autoridad del tenis de mesa peruano enfatizó en que se debe seguir por ese camino. “En varones tenemos un gran potencial, hay que intentar darles lo mejor para que puedan despegar. Con las chicas debemos trabajar el aspecto técnico y el físico, continuar mejorando las cosas que tienen por parte técnica y desplazamiento para después darles más competencia. En general, estamos tratando de apostar por equipos jóvenes”.

LOS PROTAGONISTAS

Culminado el campeonato, donde se midieron con los representantes de Puerto Rico, Brasil, Argentina y Chile, los jugadores patrios manifestaron su agradecimiento por permitirles vivir este inolvidable momento a su corta edad. Fue la primera vez que se realizó un clasificatorio por equipos y fue la primera vez que nuestro país recibió un torneo de tamaña índole y relevancia.

Lucciana Cisneros

“Fue una experiencia muy bonita y emocionante. Jugamos contra nuestros ídolos, a quienes siempre hemos querido enfrentar y ahora tuvimos la oportunidad de hacerlo. Cuando nos dijeron el equipo fue como que una sorpresa, porque en realidad no teníamos ni idea de que íbamos a participar. Tomamos este reto con responsabilidad y como una gran oportunidad”.

Adolfo Cucho

“Pensé que había una diferencia abismal. Hay una diferencia, pero no es tanto. Más que nada es un tema de mejorar en el saque y la recepción. Claro que también es el hecho de jugar con gente diferente. Aquí en el Perú es muy difícil encontrar personas que te exijan a este nivel”.

Felipe Duffoó

“Tenemos el próximo mes el Campeonato Mundial Juvenil y esto nos sirve como una excelente preparación para ese torneo. Pienso que ahora estamos mucho mejor, como que nos hemos acostumbrado al ambiente. Es difícil jugar en una sola mesa con tanta gente alrededor. Este es mi último año en la categoría y daré todo de mí en el Mundial”.

El siguiente desafío es el Mundial Juvenil en Tailandia, que se realizará del 24 de noviembre al 1 de diciembre. Pase lo que pase en ese certamen, el tenis de mesa nacional empieza a mostrar sus nuevas caras.