Redacción ELPOLI.pe

La Confederación Sudamericana de Karate (CSK) decidió no reconocer al actual Grupo de Trabajo de esta federación, la cual preside Henry Loveday. A través de un comunicado oficial, el máximo organismo a nivel sudamericano de este deporte informó a Oscar Fernández, presidente del Instituto Peruano del Deporte (IPD), que a partir de ahora, él será el único interlocutor entre la federación peruana y el ente sudamericano.

Publicidad

El motivo fue que la CSK convocó al árbitro Armando Pinillos a los Juegos Bolivarianos Santa Marta 2017, debido a que integra la Comisión Técnica de la Confederación Sudamericana de Karate. Sin embargo, el Grupo de Trabajo realizó una solicitud con la finalidad que se le impida la participación en los Juegos.

La persistencia de Henry Loveday y Paul Piazza, presidente y gerente del Grupo de Trabajo de la federación respectivamente, aduciendo que la conducta de Armando Pinillos estaba en investigación, no afecta las actividades por hechos no deportivos internacionales en el karate. Más aún, cuando las mismas personas no pueden enviar la resolución definitiva de sanción, la cual solicitó el organismo.

Esto quiere decir que ellos intentaban que la CSK proceda en contra del árbitro Armando Pinillos por un incidente suscitado en Perú y sin que exista resolución alguna definitiva por los organismos competentes, tanto a nivel deportivo o de justicia ordinaria.

El comunicado también menciona que un entrenador de Perú de apellido Reyna asistió al congresillo técnico en los Bolivarianos, tomó la palabra y criticó la actuación de la Comisión Técnica por haber convocado a Armando Pinillos al torneo. También descalificó públicamente al árbitro peruano. Este comportamiento va en contra del comportamiento respetuoso que se ha manejado entre la Federación Peruana de este deporte, así como el resto de las Federaciones Nacionales.

Por estas razones, la CSK decidió desconocer al Grupo de Trabajo. Ellos esperan que esta medida sea suficiente para continuar con las excelentes relaciones entre ambas instituciones por el bien del karate en Perú y Sudamérica.