Foto: Willmar Montañez León

Redacción ELPOLI.pe

A sus 21 años, Ian Escuza acumula varias medallas durante su carrera de thai boxer; sin embargo, la más importante fue la que consiguió en Bielorrusia durante el mes de mayo. En aquella ocasión, el peleador se quedó con la medalla de oro en el Campeonato Mundial de Muay Thai.

Publicidad

Obtener el título mundial lo hizo acreedor de los Laureles Deportivos del Perú en grado de Gran Cruz. Esta es la máxima condecoración que un deportista puede obtener, puesto que solo la reciben los que han defendió al país durante 25 años o han obtenido un récord mundial, título mundial u olímpico en la categoría máxima.

El último lunes, el Instituto Peruano del Deporte (IPD) condecoró a once deportistas por sus destacadas participaciones, entre ellos figuraba Ian Escuza. La explana norte del Estadio Nacional es el lugar donde, a partir de ahora, estará el nombre de nuestro deportista peruano.

Una vez culminada la ceremonia, ELPOLI.pe conversó con el joven laureado con el máximo grado y esto fue lo que nos dijo: “Estoy orgulloso de todo lo que hemos logrado en el muay thai y contento de recibir este reconocimiento tan importante. Saber que mi nombre estará grabado en el estadio me motiva a seguir para adelante.”

El camino a subirse a lo más alto del podio mundial no fue fácil, Escuza recuerda que fueron días de bastante sacrificio. “Esos días fueron complicados, después de cada pelea salía golpeado y tenía que levantarme al día siguiente para ir al siguiente enfrentamiento. Fueron siete días de competencia, peleé 5 veces y solo pude descansar 2 días. Fue un camino difícil pero lo supe llevar, mis amigos siempre me apoyaron y nunca perdí la motivación”, finalizó.