Foto: Héctor Vivas/Getty Images)

Escribe: Sofía Velásquez

La lucha es uno de los deportes que en pocos días definirá a sus últimos clasificados a los Juegos Olímpicos Río 2016. Los peruanos no quieren dejar pasar la oportunidad y por tal motivo los integrantes de la selección viajaron a Cuba a una base de preparación. En la cálida isla se quedarán hasta el 21 de febrero para, previo regreso a Lima, ir a Texas (Estados Unidos) y disputar dos torneos.

El primero de ellos será el Campeonato Panamericano del 26 al 28 de febrero, mientras que el segundo será el Clasificatorio Panamericano, del 4 al 6 de marzo. Para obtener los cupos olímpicos los países deberán participar en ambos torneos y clasificarán a Río 2016 los dos mejores atletas de cada división, tanto en lucha libre como en lucha grecorromana.

Las posibilidades peruanas de estar en Brasil son mayores en el equipo femenino con Yanet Sovero (58 kg), Thalia Mallqui (48 kg) y Vanessa Mallqui (53 kg). Las dos primeras, medallistas en los Juegos Panamericanos Toronto 2015.

En el caso de los hombres, el panorama es distinto. En lucha grecorromana, Mario Molina (66 kg), José Luis Magallanes (59 kg) y Luigi García (75 kg) esperan un buen sorteo que los ponga con más opciones de ubicarse en el podio y clasificar.

Pool Ambrosio (85 kg), en el estilo libre, tendrá una misión complicada porque ningún país de América ha obtenido el cupo olímpico hasta ahora y a Texas todos irán por ella. En este mismo estilo completan el equipo José Ambrosio (75 kg) y Sixto Aucapiña (66 kg).