Culminada la décima jornada del Abierto de los Estados Unidos, los triunfos del gran Roger Federer y de su compatriota Stanislas Wawrinka en sus respectivos compromisos pusieron las apuestas a la orden del día.

Mientras Federer dictaba cátedra en la cancha principal sobre un agotadísimo Richard Gasquet y lo superaba por 6-3, 6-3 y 6-1, su compañero de equipo en la Copa Davis, el popular ‘Stan’ Wawrinka se imponía sin problemas a Kevin Anderson por 6-4, 6-4 y 6-0 y decretaba una semifinal suiza entre dos amigos que se desconocen cuando están en el campo.

Para el ex número 1 del mundo el choque con su compatriota podría tener dos motivaciones adicionales al juego en sí, una es la posibilidad de cobrarse la revancha de la victoria de Stan en Roland Garros; la segunda, volver a una final del US Open después de seis años.

Los aficionados no tienen tantas dudas en el otro encuentro de semifinales, entre el actual primero del ranking, el serbio Novak Djokovic, y el croata Marin Cilic, quien dejó fuera, sobre todo pronóstico, al francés Jo Wilfried Tsonga en un maratónico partido a cinco sets (6-4, 6-4, 3-6, 6-7/3-7, 6-4.

Ya el serbio lo dejó fuera de carrera en Wimbledon, su mejor juego, estadísticas, además de menor esfuerzo para llegar a la penúltima etapa del torneo –venció en cuartos a Feliciano López por 6-1, 3-6, 6-3 y 7-6 (7-2) le dan amplia ventaja en el choque con Cilic. No obstante, el croata tiene a su favor la potencia en su raqueta, las mejoras en su desempeño y su capacidad para renovarse tras difíciles momentos.

Este viernes se conocerá si la anhelada final entre Federer y Djokovic se da para los hinchas del gran tenis que despliegan en la cancha. De ocurrir, sería una buena oportunidad para saber si el reinventado ‘Expreso’ ratifica el triunfo sobre ‘Nole’ en Cincinatti y si sus fans tienen razón cuando dicen que su cuota de Grand Slam aún no tiene cifra cerrada.