Julio Maglione, presidente de la Organización Deportiva Panamericana (Odepa), confirmó que la atleta peruana perderá la medalla de oro obtenida en el maratón de los Juegos Panamericanos Toronto 2015.

El directivo uruguayo, en entrevista con Radio Ovación, informó que la decisión fue tomada luego de conocer el informe médico del organismo continental.

La disposición sorprende debido a que luego de conocer la reacción adversa del examen antidoping practicado a Tejeda en Canadá, la parte peruana argumentó que ella toma diuréticos a causa de una enfermedad renal y que el consumo de esta sustancia no favorece a su rendimiento deportivo.

Por el contrario, un fondista es altamente perjudicado con la ingesta de este medicamento porque le causa deshidratación. Por ende se desprende que la intención de Gladys no fue sacar ventaja en la competencia, sino curar una enfermedad.

Pero si bien la otra parte aceptaba el argumento peruano, señalaba también que el consumo de diuréticos oculta el consumo de otras sustancias prohibidas por la Agencia Mundial Antidopaje.

La defensa peruana también señala un antecedente: antes de la prueba todos los maratonistas pasaron exámenes preventivos de antidopaje y quienes tenían un resultado adverso no participaban de la prueba. Ocurrió con el maratonista chileno Christopher Guajardo, cuyo examen arrojó un “no negativo” y no pudo correr los 42 kilómetros para varones. Gladys pasó el mismo examen y sí la dejaron participar.