La organización de unos Juegos Panamericanos no solo debe ser vista como la oportunidad de desarrollar deportivamente a un país. Hay ejemplos históricos de cómo eventos de este tipo ayudaron a la transformación urbana y social de la ciudad que los acogió.

Por eso no solo el deporte peruano está al frente de la gran oportunidad de su historia, sino también la ciudad de Lima, que puede acelerar los procesos de desarrollo a los que aspiran sus ciudadanos. Carencias en el sistema de transporte, en el comportamiento social y en la recuperación de espacios urbanos pueden tener vías más rápidas de solución gracias a los Juegos Panamericanos Lima 2019.

Lo triste es que son pocas las personas que se han dado cuenta de esto. Lo más lamentable es que en el otro grupo, en el de los que aún no toman real conciencia de esta oportunidad, están aquellos que tienen poder de decisión para llevar a cabo esta necesaria transformación.

A este nivel dejamos de referimos solo a la construcción de sedes deportivas, sino a cómo  podemos desarrollarnos como ciudad y como sociedad. ¿Estamos preparados? No. Y seguimos perdiendo tiempo para siquiera iniciar un proyecto de este tipo.

Recogemos una entrevista hecha por Canal N a Humberto Salicetti, socio líder de consultoría PriceWaterHouse (PWC Perú), empresa con experiencia en el acondicionamiento de los Juegos Panamericanos Toronto 2015. El especialista exhorta a las autoridades a “despertar” y a no dejar pasar esta oportunidad.

LEER MÁS:
Lima 2019: 18 deportes beneficiados / Lima 2019: Gobierno no le da luz verde a cuatro proyectos