Escribe: Alberto Vega

Víctor Laínez es un dirigente del básquet que inició como tal en la Liga Distrital de Lima. Llegó a la presidencia de la Federación Deportiva Peruana de Basketball (FDPB) en el año 2009 y tuvo dos periodos: el primero hasta el año 2012 y el segundo, luego de ser reelegido, de 2013 a 2016. Fue durante esta segunda gestión que se puso en marcha lo que en aquel momento se publicitó como un “plan de apoyo interinstitucional.

La federación, por ese entonces, arrastraba una deuda de S/ 1’547,004 con Sunat que provenía de gestiones anteriores (de esto hablamos en el Capítulo I). Esta deuda fue la base de Lainez Arias para argumentar que la federación no iba a poder utilizar las cuentas bancarias para recibir subvenciones del Instituto Peruano del Deporte (IPD).

Con esta excusa la solución de Víctor Lainez fue firmar un extraño convenio de cooperación con la Asociación Peruana de Basketball (APB). ¿Por qué era extraño? Porque con ese convenio la FDPB prácticamente renunció a todos sus derechos como ente rector del básquet en el Perú y, además, porque la APB era una asociación fundada por el mismo Lainez en el año 2010. Es decir; Lainez, como presidente de la FDPB, se entregó el básquet peruano a él mismo, como fundador y presidente de la APB. A una sola firma se convirtió en el dueño del básquet en el Perú.

Y decir eso no es exageración. Según documentación a la que tuvo acceso ELPOLI.pe, con la firma del convenio la federación autorizó a la APB a administrar sus locales, espacios físicos y material deportivo; a suscribir convenios con terceros; a negociar patrocinios, entre otras concesiones.

El convenio fue firmado el 17 de diciembre de 2014 y el representante legal de la APB fue Eloy Andaluz, persona allegada a Laínez y sin vínculo alguno con el básquet. Víctor Lainez no podía aparecer formalmente como juez y parte, por eso firmó otra persona por parte de la APB. Todo esto fue en apariencia, pues el verdadero dueño de la APB era el mismo Laínez desde el 22 de noviembre de 2010 según información que consta en la Sunat.

SANCIÓN DEL CSJDHD

El Consejo Superior de Justicia Deportiva y Honores del Deporte (CSJDHD) tuvo conocimiento de este tema a raíz de las denuncias presentadas por Mario Ramos Falconí y Carlos Garcés Schmidt, ambos entrenadores de básquet y conocedores de todo lo que estaba ocurriendo al interior de la federación.

Luego de la investigación realizada sobre este punto en particular el CSJHD determinó, en los puntos 22 y 23 de su resolución, que las obligaciones que la FDPB asumió ante la APB fueron sin contraprestación o retribución alguna. Incluso hace mención a una parte del convenio que señala que la FDPB reconoce que los ingresos generados por las actividades que desarrolle la APB serán de titularidad de la APB y añade lo siguiente:

PORQUE TE INTERESA EL BÁSQUET

“… las obligaciones que la FDPB asumió frente a la APB, contra toda política nacional deportiva, despojaron a la Federación de los recursos que disponía para ejecutar la función que por ley tiene encomendada, esto es dirigir, orientar, controlar, desarrollar, promover, supervisar y evaluar su respectivo deporte”

Pero aún hay más. Los denunciantes también informaron de movimientos sospechosos en la cuenta de la federación, específicamente con las subvenciones que recibió del IPD en los años 2014, 2015 y 2016.

Según esta denuncia, en 2014 la federación recibió S/ 330,225.00 y ese dinero pasó de su cuenta a la de la Asociación Peruana de Basketball. El dinero fue manejado desde ahí y no desde las cuentas que la federación tenía registrada en el IPD. Los pagos a entrenadores, viajes, viáticos y pago de planillas se realizaban con sello y firma de la APB y no con el logotipo de la Federación. Lo mismo pasó en 2015 con los S/ 731,872.00.

Los denunciantes indicaron además que para 2016 la situación tuvo una diferencia. Aquel año la federación recibió S/ 665,576.00 del IPD. Dicha cantidad fue otorgada en enero y un mes después se descubrió que Víctor Laínez ingresó un total de S/ 665,000 a una de sus cuentas personales.

La investigación del CSJDHD arrojó que los señores Víctor Lainez y Percy de las Casas ocupaban los cargos de presidente y tesorero, respectivamente, tanto en la federación como en la APB “razón por la cual se valieron del convenio para gestionar de manera irregular recursos pertenecientes a la Federación, hecho que los hace responsables de la incorrecta utilización de fondos privados o de las subvenciones, créditos, avales y todo apoyo económico del Estado”.

Tras recibir los descargos de los denunciados, la Segunda Sala del CSJDHD conformada por Edwin Flores Torrejón (presidente), Anthony Ledgard Grimm y Juan Chávez Marmanillo decidió, el 14 de febrero de 2017, inhabilitar por cinco años como dirigentes deportivos a Víctor Laínez y Percy de las Casas, además de multarlos con el pago de 20 UIT. También amonestó por escrito a los señores Jorge Cruz Cancino, Enrique Aguedo Santos, Carla Ratto Rojas, Javier Quispe Romano y César Phangtan Cueva.

INVESTIGACIÓN POR LAVADO DE ACTIVOS

El 10 de enero de 2017 la Primera Fiscalía Provincial Corporativa Especializada en Delito de Lavado de Activos – Tercer Despacho inició una investigación preliminar fundamentada en que advierte que entre los años 2009 al 2016 los ciudadanos Víctor Lainez Arias (presidente), Angélica Gavidia Camones (administradora) y Rodolfo Martín Mansilla (asistente técnico administrativo) habrían realizado operaciones relacionadas al cobro de cheques en soles y dólares desconociendo el motivo de dichas transferencias, el origen y el destino del dinero. En esos años, dichas personas ocupaban cargos en la FDPB.

Victor Lainez. [Foto: Diario UNO]
El documento al que accedió ELPOLI.pe advierte que dichas personas “habrían realizado diversas operaciones relacionadas a cobro de cheque en soles y dólares, operaciones que tendrían como su principal beneficiario a Victor Enrique Laínez Arias al haber recibido fondos por montos de S/. 4 557 835 soles y USD 244,051”

La Fiscalía, en dichos documentos, advierte también que Víctor Lainez registra la adquisición de bienes inmuebles a nombre propio “los cuales se habrían canalizado principalmente durante los periodos 2014 al 2016”.

Un detalle no menor: una de las propiedades de Laínez está ubicada en Av. Roosvelt Nro. 6062 Dpto. 101 – Miraflores. Esa dirección es la misma que tiene registrada la Asociación Peruana de Basketball ante la Sunat. Esa misma asociación a quien la federación le entregó el básquet peruano para que lo maneje a su antojo.

Según abogados especialistas en estos temas, en lavado de activos hay dos momentos: uno es para abrir una investigación y la otra es para condenar. Para iniciar la investigación se necesita sospecha simple; tener dinero, una casa o un carro que no tenga sustento probatorio. Para condenar se requiere, necesariamente, conocer el origen ilícito de esos bienes.

EL ÚLTIMO PRESIDENTE

Víctor Lainez fue el último presidente inscrito y reconocido de la Federación Deportiva Peruana de Basketball. Como hemos visto, los problemas de su gestión no fueron por temas registrales; sino unos mucho más graves que terminaron con su inhabilitación como dirigente deportivo y otras investigaciones.

Otra de ellas se centra en los materiales deportivos que fueron trasladados a tres colegios de la capital: Divina Providencia (Surquillo), Colegio Pachacutec (San Juan de Miraflores) y Colegio los Pinos (San Juan de Lurigancho).

En el Divino Providencia existe un tablero electrónico que pertenece a la federación desde hace cuatro años. Laínez lo llevó ahí a través de un convenio para implementar una academia y ahora para que este tablero regrese al Coliseo Dibós el colegio tendría pagar una penalidad de casi de 20 mil Soles a la APB. Ese dinero debería cobrarlo la misma federación porque es de su propiedad, pero al tener un “convenio” firmado ese monto caería en las arcas de la asociación manejada por Laínez. Lo mismo sucede con el piso cedido por el IPD y que actualmente se encuentran en los colegios antes mencionados.

Hasta el cierre de esta nota intentamos comunicarnos con el señor Lainez para conocer su descargo, pero no obtuvimos respuesta alguna.

Su gestión como presidente de la federación terminó con unas elecciones irregulares que terminaron en la elección de Javier Quezada. El proceso tuvo tantos vicios que no fue reconocido por el IPD. De esto y más se enterarán la próxima semana en una nueva entrega de este especial sobre la crisis del básquet peruano.

EL CANAL DEL DEPORTE PERUANO

LO MÁS BUSCADO