Escribe: Alberto Vega

Una mañana de septiembre de 2018, el básquetbol peruano fue suspendido a nivel internacional. Desde entonces solo queda una frustración atragantada en la garganta. Las malas decisiones y las ambiciones personales condujeron a la disciplina de la canasta al hoyo más profundo que puede existir en el deporte competitivo. Aquel día el básquetbol peruano firmó su acta de defunción. Esta es la historia que se recogen de sus cenizas.

¿En qué momento desapareció el básquet en el Perú? La historia es tan larga como perversa, pues desde el año 2000 existe un declive en la institución que debería regir los destinos de este deporte. Desde hace 20 años solo ha habido dos presidentes al mando de la Federación Peruana de Básketball: Jorge Ferreyros (2000-2008) y Víctor Lainez (2009-2015). Una persona más quiso ocupar el cargo luego de esos años, pero nunca tuvo reconocimiento formal. Nos referimos a Javier Quezada.

UNA FEDERACIÓN, DOS CABEZAS

Quién diría que la Federación Peruana de Básquet tuvo dos “presidentes” a la vez allá por el año 2001. La promulgación de lo que en ese entonces sería la Ley del Deporte Nº 27159 derivó a que Jorge Ferreyros y Manuel de La Haza tomen las riendas del ente rector del básquet nacional. Uno no reemplazó al otro, sino que los dos ejercieron simultáneamente.

Ferreyros fue designado como presidente de la federación en el año 2000 cuando Teófilo Cubillas era el titular del Instituto Peruano del Deporte. En esa época el IPD podía nombrar juntas directivas en las federaciones sin que necesariamente estas convoquen a elecciones.

Sin embargo, todo esto cambió en abril de 2001 con la promulgación de la Ley Nº 27159. Esta decía que toda federación debía inscribirse en Registros Públicos como asociación civil y que sus directivos debían ser elegidos exclusivamente en Asamblea de Bases. El IPD quedaba relegado de nombrar directivos y se otorgaba esa facultad a las ligas y clubes inscritos. Para que esto se aplique la Federación Peruana de Basketball debía adecuar sus estatutos y ajustarse a la normativa. Si en un plazo de sesenta días no lo hacía, entonces quedaría fuera de la actividad federada.

Ante la negativa de Ferreyros de hacer estos cambios, el IPD – ya con Eduardo Schiantarelli al mando – forma un Grupo de Trabajo y nombra a Manuel de la Haza como presidente. Este tenía la tarea de hacer lo que no quería hacer Ferreyros: elecciones.

Desde ese momento dos juntas directivas funcionaron en paralelo, pero con diferentes situaciones en el ámbito registral. Ferreyros logró su inscripción en Registros Públicos y De la Haza, cuando fue a solicitarlo, fue rechazado por ya existir la anterior. Ferreyros consiguió el aval de la Federación Internacional de Basketball (FIBA); De la Haza, no.

PORQUE TE INTERESA EL BÁSQUET

La situación volvió a cambiar en el 2003, cuando el IPD, ahora liderado por Iván Dibós, dejó sin efecto el reconocimiento a Manuel de La Haza. Volvía a haber un solo presidente (Ferreyros), pero con una federación igual de desactualizada en sus estatutos. Sin nuevos estatutos no hay elecciones; sin elecciones, no hay presidente; y sin presidente, no puede existir jurídicamente una federación. El problema volvió al punto de partida y ocasionó el fastidio de la FIBA que por primera vez nos hizo una advertencia de desafiliación.

DOS DIRECTIVAS, UN MISMO PRESIDENTE

Modificar los estatutos siempre fue un tema pendiente y adecuarlo a lo que mandaba la norma era fundamental para la vida institucional de la federación. Finalmente, en una Asamblea de Bases en junio de 2004, se adecuan cuatro artículos. El más importante fue el número 65 donde indica que “la Asamblea Ordinaria de Asociados se reunirá obligatoriamente cada cuatro años para llevar el proceso eleccionario”

Un año después, en 2005, Ferreyros fue elegido con los nuevos estatutos y su vicepresidente fue Gastón Luna, un personaje clave en la historia que se contará párrafos más adelante. No obstante, en 2007, la misma Asamblea de Bases que dos años antes había elegido una junta directiva, decide convocar a nuevas elecciones ante el debilitado estado de salud de Jorge Ferreyros. Lo extraño es que cambió a toda la directiva, menos al presidente.

Foto: Luis Ramirez [Getty Images]
Ferreyros, muy afectado en su salud, ahora tenía a Ricardo Porras como vicepresidente. Pese a esa elección, Gastón Luna seguía realizando algunas funciones aun cuando Porras había sido elegido para dicho cargo.

El problema registral era uno de los tantos que tenía el básquet peruano. Otro, con similar gravedad, fue el de las deudas con la Sunat. Una institución que recién se había constituido como Asociación Civil sin fines de lucro acumuló un total de S/. 1’547,004 en deuda coactiva desde el 2001 hasta el 2008.

CONVOCATORIA A ELECCIONES EN CASA DEL PRESIDENTE

Ferreyros estuvo como presidente un total de ocho años y a puertas de un nuevo proceso electoral, decidió realizar una asamblea de bases en su casa, el 27 de diciembre de 2008. El único punto en agenda fue elegir al comité electoral.

La elección fue programada para febrero de 2009, pero un mes antes renunció uno de los miembros del comité electoral: Alexander Campos. El directivo cusqueño dejó su cargo como secretario y denunció que el padrón electoral (lista de ligas hábiles para ejercer su derecho a voto) fue elaborada a conveniencia por Gastón Luna, brazo derecho de Jorge Ferreyros.

“Esa convocatoria de elecciones fue maquinada y direccionada. El padrón electoral fue mutilado, no había actas y todo lo entregaron en fotocopias. Yo le entregué una grabación al IPD donde se escucha la voz de Gastón Luna diciendo que «aquí el que tiene ser el nuevo presidente de la Federación es Víctor Lainez, no aceptaremos a nadie más. El único candidato y ganador debe ser Lainez. No va a ingresar nadie más a la lista de postulantes»”, declaró Campos a ELPOLI.pe.

El proceso inició deforme en base a lo indicado por ley, desde la convocatoria en la casa del presidente hasta la conformación del padrón. El sucesor de Ferreyros fue Víctor Lainez Arias para el periodo 2009-2012. Con él los problemas no terminaron, empeoraron. Pero esa historia se la contaremos en el siguiente capítulo.

EL CANAL DEL DEPORTE PERUANO

LO MÁS BUSCADO