Foto: Franco Sánchez Rodríguez

Redacción ELPOLI.pe

Nicolás Pacheco dio cátedra de superación en cuestión de horas. Al principio parecía que se quedaba fuera en la etapa previa, pues había igualado con 120 platos con el estadounidense Phillip Jungman y con el dominicano Julio Dujarric; sin embargo, de forma sufrida logró el sexto y último cupo para la final. La ronda por las medallas tampoco la comenzó de la mejor forma, pero supo darle vuelta y se quedó con la presea de bronce en Lima 2019 y con una plaza para los Juegos Olímpicos Tokio 2020.

Publicidad

Cuando todos vieron la tabla de ubicaciones y notaron que Pacheco aún no aseguraba su pase a la gran final, se vivió un clima de tensión en la base área Las Palmas. El público estaba en suspenso, ya que era la última modalidad del tiro deportivo en los Juegos Panamericanos y los aficionados querían irse con una nueva medalla, que se sumaría a la que conquistó Marko Carrillo en tiro rápido 25 metros.

Estando con el mismo puntaje, el deportista peruano fue al desempate en la ronda clasificatoria con el norteamericano Jungman y con Dujarric de República Dominicana. Solo uno quedaría fuera de competencia y le diría adiós a la chance de subirse al podio. Jungman comenzó derribando dos platos y asegurando su lugar en la final; por su parte, Pacheco y Dujarric le dieron a solo uno y tuvieron que intentar con otros dos más. Es ahí cuando el representante patrio aprovechó y con una gran efectividad selló su pase.

Transcurrida una hora aproximadamente, los jueces empezaron a llamar a los competidores, pero Nicolás Pacheco no hacía acto de presencia. Todos habían llegado y el tirador peruano fue el último en aparecer. Una penalización por lo ocurrido hizo que comenzara la final con un plato en contra, es decir, si le daba a uno no sumaba punto alguno.

Así se dio inicio a la segunda parte de una jornada memorable para Pacheco. Tiro a tiro, disparo a disparo, cada uno de los tiradores fueron siendo eliminados hasta que quedaron solo cuatro. Como en ese grupo estaban dos estadounidenses, quienes ya tienen asegurada su presencia en la justa olímpica, los dos cupos que otorgaba Lima 2019 para Tokio 2020 fueron designados para el guatemalteco Juan Schaeffer y para el deportista nacional.

Con total precisión Nicolás aseguró la medalla de bronce y estalló la felicidad en las tribunas. Si bien es cierto igualó en puntaje (42 platos) con los dos primeros puestos, que fueron Christian Elliott y Schaeffer de Guatemala, le redujeron dos platos por otra penalización. Los jueces lo amonestaron en dos oportunidades por subir mucho la culata de la escopeta. Cabe resaltar que, si así le hubieran valido dichos platos, se hubiera quedado con el tercer puesto, esto porque el ranking de clasificación no le favorecía.

Una presea más llegó gracias a Nicolás Pacheco. El tirador patrio tendrá la oportunidad de disputar sus segundos Juegos Olímpicos, después de la experiencia que significó Londres 2012. Sin duda será una tarde que el propio Nicolás recordará por mucho tiempo.