Foto: Aldair Escobar

Redacción ELPOLI.pe

Aldair Escobar y Carlos Torres, presidente de la Federación Deportiva Universitaria del Perú (FEDUP), partieron a Nápoles con la esperanza de que el taekwondista nacional pueda competir en la Universiada 2019, la justa más importante en el mundo a nivel universitario que se celebrará en Italia del 3 al 14 de julio. Escobar llegará a tierras italianas sin estar inscrito en el torneo.

Publicidad

Tal como había informado ELPOLI.pe, un retraso en la entrega del presupuesto por parte de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos (UNMSM), centro de estudios al cual representa el deportista desde el 2015, originaron que Escobar Gutiérrez no pudiera registrar su nombre a tiempo.

La inscripción para el torneo concluyó en marzo pasado; no obstante, la Federación Internacional de Deporte Universitario (FISU) la amplió hasta la primera semana de junio, fecha en la cual todavía no se contaba con el dinero. La Decana de América hizo entrega del importante poco antes de culminar el sexto mes del año.

“Aldair no está inscrito, esa es la realidad. No hay nada fijo aún, pero viajará con nosotros a Nápoles. Por motivos de tiempo, vamos a intentar que se pueda registrar allá mismo. Explicaremos cuáles han sido los motivos del retraso. Como es un solo competidor, espero que no haya ningún problema. En el tema deportivo, la federación lo apoyará en todo”, sostuvo Carlos Torres a ELPOLI.pe.

Por su parte, Aldair Escobar mantiene la fe intacta de luchar por la medalla oro en estos Juegos Mundiales, donde tendrá, de darse el caso, la oportunidad de enfrentarse a las potencias del taekwondo. Y es que hay algo que lo tranquiliza en cierta medida. En el 2018, un día antes de la inauguración de los Juegos Panamericanos Universitarios, recibió el presupuesto para la competencia; al final de todo, regresó de Sao Paulo (Brasil) con la presea de bronce.

“La noticia del pasaje recién me la dieron el jueves, prácticamente a cuatro días del viaje y a poco del inicio del campeonato. No estoy al tanto de las descoordinaciones, ahora lo único que puedo hacer es tratar de estar tranquilo. Como deportista es un poco difícil enfocarme en el torneo cuando existe esta incertidumbre. Detrás de este viaje hay toda una gestión, muy agotadora, que vengo realizando; sin embargo, es mi sueño. Quiero medirme contra los mejores del mundo. A eso estoy yendo”, enfatizó entusiasmado Escobar.

Foto: Angel Leiva

PARTICIPACIÓN

Con la ficha de elegibilidad firmada por la universidad y con el aval médico del IPD aprobado, Aldair Escobar enrumba a Nápoles. Si se consigue el visto bueno, el taekwondista peruano saltará al tatami en Italia el próximo 9 de julio, día en el que la división -68 kg hará su debut en la Universiada. El arte marcial coreano se desarrollará del 7 al 13 del presente mes.