Redacción ELPOLI.pe

Rodrigo Cornejo llegó al atletismo quizás de la manera menos pensada. Por esas casualidades de la vida que hacen que esta tome un giro distinto y modifique todo lo que tenías planeado. Desde muy pequeño, el joven deportista arequipeño ya mostraba grandes dotes para este deporte, pero había un impedimento para que pueda practicarlo: él no lo sabía.

Publicidad

Fue así como un día, acompañado por la señora Magdalena Cuadros, su mamá, llegó a su escuela para participar en un concurso de matemáticas. Lo que ocurrió en esa fecha en el colegio San Gerónimo de Arequipa lo marcó para toda la vida. “Estaba con mi mamá parado en la puerta del colegio esperando para entrar al concurso. En eso vino un profesor, nos acompañó, y me dijo que practique atletismo, que me había visto correr muy bien en los recreos, en educación física. Así empecé”.

El cambio que significó esta decisión, no solo afectó a Rodrigo, sino también a sus padres. El señor Juan Carlos Cornejo y la señora Magdalena estuvieron para él en todo momento. “Bueno, siempre lo hemos apoyado. Pero la verdad me quedé sorprendida, de las matemáticas al atletismo hay una distancia muy grande”, manifestó su mamá.

Actualmente, el pequeño gran atleta se entrena todos los días en el estadio Umacollo en busca de superarse poco a poco. Su ardua preparación le ha permitido ganar tres medallas de plata (800 metros planos, 150 metros planos y 5×80 metros) en los últimos Juegos Sudamericanos Escolares, que se celebraron en su ciudad natal. “Di todo por el país y es lo que más me gustó. Cuando veo a mis padres siento que debo darlo todo, así como ellos lo han hecho por mí”.

Con tan solo 14 años Rodrigo la tiene clara. Sabe que todo lo que se planteé lo va a lograr. “Quisiera enfocarme en los 400 metros planos, porque sé que pueda romper el récord nacional. Ya me lo he propuesto”, sentenció.