Foto: Alicia Fonseca Sandoval

Desde Buenos Aires

La tercera edición de los Juegos Olímpicos de la Juventud, Buenos Aires 2018, no ha estado exenta de hechos anecdóticos y algunos a considerar para próximas organizaciones.

Publicidad

Uno de ellos ocurrió el pasado 9 de octubre, cuando, en un hecho sin precedentes, la llama olímpica dejó de alumbrar el magno certamen.

Si bien solo se trató de unos minutos, el hecho no pasó inadvertido, más porque se produjo en un momento de conflicto en la Argentina por problemas en el pago del gas natural.

En un principio se especuló que la flama se apagó por falta de gas, pero los organizadores explicaron que “fue un mantenimiento programado”, según publicaron medios de comunicación argentinos.

En 122 años de competencias olímpicas, es la primera vez que un pebetero se apaga. La llama de Buenos Aires 2018 recorrió más de 14 mil kilómetros desde Atenas, Grecia, tal como ofrece la tradición. Llegó en julio de este año.