Foto: Alicia Fonseca

Desde Buenos Aires

Hubo un momento durante el partido de voleibol de playa entre Perú y Estados Unidos que llamó la atención. La entrenadora de las ‘incaicas’ fue sacada de su lugar por un juez de mesa. Lucelia Batista no perdió la compostura pero al final del encuentro expresó su desconcierto y molestia.

Publicidad

“Me ubiqué en el mismo lugar donde estuve el día anterior, que enfrentamos a Canadá. Todo bien hasta que empezamos a subir en el marcador. De un momento a otro el juez de la mesa fue a decirme que no podía estar allí, que estaba prohibido”, contó Batista mortificada.

La entrenadora señaló que no solo fue esa actitud la que le molestó, sino también varios cobros en contra de las peruanas.

“Ningún día anterior, ojo que este era nuestro quinto partido, se tomaron algunas acciones como faltas. Hoy hubo demasiadas. Veré qué se debe hacer para que esto no se repita en adelante”, protestó.

Lucelia Batista sostuvo que fuera del mal momento vivido y de no haber llegado a los cuartos de final, la actuación de sus pupilas la deja contenta y con la esperanza de mejoras a futuro.

“Se le jugó de igual a igual a los Estados Unidos, que tienen más recorrido y ventajas que el Perú. Que esto nos sirva para tomar con más interés el voleibol de playa y trabajarlo de la mejor manera. Estas chicas tienen para dar mucho más”, declaró.

La brasileña agradeció el apoyo recibido por parte de los aficionados peruanos que alentaron a la dupla Mendoza-Alca. “Y a la Federación por la confianza y las facultades brindadas”.