Foto: Heikki Saukkomaa

Redacción ELPOLI.pe

Ahí estaba él. Solo, ubicado en el carril 7, listo para partir, pero aún con la amargura de no haber podido correr la final de los 400 metros, en la que era uno de los favoritos para conseguir la medalla de oro en el Campeonato Mundial de Atletismo. Ese día (martes) a Isaac Makwala no lo habían dejado ingresar al Estadio Olímpico de Londres; pero luego de muchos reclamos y acusaciones de conspiración, lo habían dejado volver a la pista. Y ahí estaba él, parado sobre el tartán y celebrando su clasificación a la semifinal de los 200 metros.

Isaac Makwala arribó al Mundial de Atletismo Londres 2017 en su mejor estado para competir. El atleta, proveniente de Botsuana, ostenta la mejor marca de la temporada en los 200 metros (19,77s).

Tras haber clasificado a la final de los 400 metros, el carril en el que tenía que haber estado Makwala estuvo vacío, luego de que la Federación Internacional de Atletismo le prohibiera la entrada a la pista del Estadio Olímpico.

Las autoridades explicaron que tomaron esta decisión con la finalidad de controlar lo que parecía ser un brote altamente contagioso de norovirus que ha afectado desde el pasado fin de semana a varios atletas alojados en un hotel oficial del torneo. Uno de los contagiados fue el corredor de Botsuana.

El presidente del Comité Olímpico de Botsuana, Falcon Sedimo, calificó de alarmante la prohibición que sufrió su atleta, asegurando que estaba en perfectas condiciones para correr. A esto se sumó el reclamo del mismo corredor, quien dijo que todo se trataba de una conspiración para favorecer al sudafricano Wayde Van Niekerk, ganador de la medalla de oro en dicha distancia.

Makwala tampoco había estado presente en la serie inicial de los 200 metros, pero en un comunicado la IAAF anunció que le permitiría correr solo para que pueda hacer el tiempo de clasificación a las semifinales. Y así fue que Isaac volvió hoy a la pista y en un mismo día corrió dos veces: la primera lo hizo solo, para conseguir su clasificación a las semifinales de los 200 metros y después lo hizo acompañado, para conseguir su pase a la final de la especialidad.

Ahora Makwala tendrá la oportunidad de cobrarse la revancha. Mañana volverá a la pista para correr una nueva final. Solo espera que esta vez sí lo dejen entrar y poder tentar así un lugar en el podio del Mundial. Va como favorito.