Foto: Agencia Andina

Escribe: Erick Garay Alberto    

El alquiler de espacios deportivos para otros fines sucede desde hace algunos años en el Perú y en otras partes del mundo. En las entidades del sector es, incluso, una de las principales fuentes para la obtención de lo que en administración pública se conoce como Recursos Directamente Recaudados. Por eso no extraña que el Proyecto Especial Legado Lima 2019, como entidad pública, contemple esta posibilidad para el Estadio Atlético de la Videna o para cualquier otra sede que administre.

 

La conversación, entonces, gira a si un espacio diseñado específicamente para la práctica del atletismo puede servirle al fútbol profesional. ¿Habiendo lugares construidos especialmente para hacer este deporte, por qué se elige un estadio atlético? La misma pregunta se hace Oscar Fernández Cáceres.

Lejos de apasionamientos, el presidente de la Federación Peruana de Atletismo en los años 2013-2016, expresidente del Instituto Peruano del Deporte y actual presidente de la Asociación Iberoamericana de Atletismo, es claro al decir que desde un escritorio puede parecer fácil una convivencia entre ambas disciplinas, pero que en la práctica la historia ha demostrado lo contrario.

¿Lo tomó por sorpresa la posibilidad de alquilar el Estadio Atlético de la Videna para los partidos de fútbol?

Todos los escenarios deportivos están preparados para determinado deporte, adicionalmente en estas infraestructuras se hacen actividades no deportivas y no está mal. Es una política de mantenimiento y sostenibilidad de las sedes, sino se deterioran y no hay cómo dejarlas al nivel que se requiere. Lo que sí me llamó la atención fue que el fútbol vea a la Videna, y a la nueva pista atlética, como una opción para hacer la Liga 1. Ellos tienen los suficientes estadios en todo Lima como para cubrir sus necesidades.

¿Técnicamente un campo de atletismo puede modificarse para ser usado temporalmente como campo de fútbol?

En algunos casos, sí.  El Estadio de Berlín, para poner un ejemplo, es un campo de fútbol que lo usan para campeonatos mundiales de atletismo y funciona sin problema porque no colisionan en fechas. Pero la cancha principal de Videna tiene dos correderas de largo que impedirían la realización del fútbol, pues fue pensada para que sea de atletismo. Esas correderas de salto largo y salto triple no solamente están en un lado, sino también en el otro y son un peligro para la misma práctica del fútbol. Además, no sé si las medidas sean exactas para lo que necesita este deporte.

Tomando esto en cuenta, para que se realice el fútbol se tendría que modificar el espacio de los saltos y no se cumpliría con una de las condiciones establecidas por Legado para el alquiler, que es la de no afectar la infraestructura.

Foto: Lima 2019

No lo conozco a ciencia cierta en este momento. ¿Me da la impresión que sería un obstáculo? Sí. Y un obstáculo complicado de subsanar, pero eso lo decidirán los que han hecho el estadio. Creo que recién tiene un año de haber sido construido y me imagino que hay garantías para mantener la infraestructura; entre ellas la pista, que es lo más importante.

Hablando específicamente del césped, ¿afectaría que se pongan dos arcos de fútbol ahí?

También podrías ponerle dos arcos para jugar rugby si quieres verlo desde ese punto de vista. Sé que lo que digo no es muy popular para el ambiente del atletismo y tampoco pretendo que se juegue rugby en el Estadio Atlético porque ya hay un campo para ello. El mejor ejemplo que tenemos ahora de un campo atlético mezclado con otras actividades es el estadio Chipoco, que fue contemplado para el atletismo y hoy también se hacen otros deportes. Se impide el desarrollo de la disciplina deportiva para la que fue creado. Es como si quisiera hacer cross (country) en la Videna de fútbol porque tiene buenos campos para una competencia de este tipo. No le encuentro mucha razón al porqué hacer fútbol donde está la pista atlética. No le encuentro sentido porque veo que hay otros estadios de fútbol que son mucho mejores que esta locación y que están hechos para ese fin.

¿Es posible, entonces, una convivencia del atletismo y el fútbol en el Estadio Atlético?

Hay que analizar la historia del atletismo peruano. El Estadio Nacional fue donado por el gobierno inglés a la federación atlética de ese entonces y ya vimos lo que ocurrió: quedó para el fútbol, la pista de atletismo la redujeron de ocho a seis carriles y quedó un estadio que hoy es la casa de la selección de fútbol. Ya ahí no se pueden practicar otros deportes, salvo que sea para cosas muy básicas. No podrías pensar en hacer lanzamientos en el césped del Estadio Nacional. No sería apropiado de ninguna manera. Esos mismos problemas los encuentro en el Estadio Atlético, donde el campo lo usan mucho para lanzamientos y por más que se conserve bien, tiene huecos que pueden ser muy perjudiciales para el fútbol por las lesiones. Por eso es que esa convivencia, que no es imposible, también colisiona con las necesidades de ambos deportes. Desde un punto de vista de escritorio y de no haber practicado el deporte, parecería que sí es posible, pero en la misma práctica, la historia demuestra que el atletismo y el fútbol no han funcionado bien en ninguna parte del mundo.

¿Qué experiencias similares a nivel internacional, además de la de Berlín, hay sobre este tema?

En el mismo estadio de Londres, donde se hicieron los Juegos Olímpicos, también se hacen ambos deportes. En Estados Unidos, ni qué decirte, ellos usan un estadio para muchos deportes y también para otro tipo de eventos; pero pueden transformarlo en dos días de un deporte a otro por la misma estructura organizacional que tienen. La logística que manejan es diferente. Para nosotros en Perú es muy complicado. Entiendo el fastidio respecto a este tema porque estamos visionando un atletismo más participativo en los próximos años. Teníamos el estadio antiguo que no tenía ni la más mínima comodidad que tiene el actual. Por eso cuando estaba de presidente de la federación, visionamos y diseñamos este estadio. Y ya la directiva actual lo viene tratando de defender, como corresponde, porque es el legado de la Federación Deportiva Peruana de Atletismo.

¿Cómo ha percibido el ambiente en el atletismo peruano tras conocerse esta posibilidad?

Tenemos un atletismo muy variado porque no solamente es de Lima, sino nacional. Mucha de nuestra fortaleza atlética se ve en los deportistas de fondo y los atletas de Huancayo siguen entrenando normal, los de Cusco también; pero en la comunidad de Lima, a nivel de los atletas masters, encontramos un rechazo que también se da por un temor de que se pierda el fin para el cual fue construido el estadio. A nivel internacional no lo han tomado bien porque las experiencias con el fútbol en otros países han sido bastante negativas, pues la locación que se diseñó para atletismo terminó siendo parte de otro deporte. Perú quiere formar los nuevos equipos deportivos y para eso es importante que el Estadio Atlético sea de uso exclusivo para el atletismo. Entiendo que este estadio debe llevarse de manera sostenible y hay que ver cómo se generan esos espacios para que así sea. Le pediría a Legado y al IPD que se unan para ver las mejores formas de que este estadio tenga la jerarquía y los campeonatos por los que luchamos para que se construya. Hay que tomar en cuenta también la actual coyuntura por el COVID-19 y ver formas nuevas de lograrlo.

EL CANAL DEL DEPORTE PERUANO

LO MÁS BUSCADO

MINUTO A MINUTO