Imagen: Franco Sánchez Rodríguez

Escribe: Franco Sánchez Rodríguez

Sangre renovada. La Copa del Mundo Lima 2019 se realizó con éxito en la capital peruana y pudimos apreciar a los mejores triatletas del planeta; sin embargo, más allá de eso, llamó la atención la actuación de dos jóvenes peruanos de tan solo 16 años, enfrentándose a, quizás para ellos, sus propios ídolos. Sus nombres son Alejandro Domínguez y Gianella Coaguila.

Publicidad

 

Ambos representantes, acompañados en la selección por los experimentados Ada Bravo y José Gómez de la Torre, culminaron los 750 metros de nado, los 21.5 km de ciclismo y los 5 km de carrera a pie en el circuito de Agua Dulce. Coaguila, con 1h09m51s, y Domínguez, con 57m48s, bajaron sus tiempos y pudieron establecer nuevas marcas personales.

De acuerdo a lo expuesto por el presidente de la Federación Peruana de Triatlón, Rodrigo Bravo, esta es una apuesta a futuro, pensando en lo que podría ocurrir la próxima temporada. “Si bien son muy jóvenes para una Copa del Mundo, decidimos apostar por la renovación con miras a conseguir una medalla en los Juegos Bolivarianos de la Juventud Sucre 2020, donde los dos estarán presentes. Quisimos poner énfasis en su participación internacional, que ganen roce. Hemos conseguido traer el Sudamericano al Perú para hacer que tanto ellos, como los menores, compitan en su casa, con su gente, en un circuito que conocen”, señaló.

Vale resaltar que Coaguila Pita y Domínguez Romero lograron su clasificación a la citada Copa del Mundo en la segunda válida de triatlón, consiguiendo las marcas mínimas establecidas. Otras de las deportistas que conforman esta nueva generación, y que también cumplió con todos los requisitos para estar presente, es Naomi Espinoza, la triatleta que nos emocionó durante su participación en los Juegos Olímpicos de la Juventud Buenos Aires 2018. Lamentablemente, una fractura interna y un esguince la alejaron del reciente torneo.



 

Para conocer los pormenores de cómo vivieron la competencia el último fin de semana nuestros compatriotas de 16 años, primero hay que saber: ¿cómo llegaron a este deporte?

Gianella Coaguila practicaba natación en aguas abiertas desde muy pequeña; no obstante, un día cualquiera llegaron a su club personas de la federación de triatlón preguntando si alguien estaba interesado en practicar dicha disciplina. Ella aceptó el reto y enrumbó en una nueva aventura.

“Competir en un nivel tan alto con las 100 mejores del mundo, a mi edad, ha sido una oportunidad increíble. Esto fue lo mejor que me ha pasado. Fui la más joven de la competencia, el promedio era de 30 años. Cuando yo nacía, algunas ya eran campeonas del mundo (risas). Somos la nueva generación que está viniendo con fuerza, con muy buenas expectativas. Con la gestión de Rodrigo (León) hubo buenos resultados y confío en que siga así y con más nivel”, sostuvo.

Por su parte, Alejandro Domínguez vivió en Lima hasta los 8 años y luego partió a México junto a su familia. Desde muy niño también practicó natación. Cuando llegó a tierras mexicanas nadó por un club, pero no se acomodó a este, así que decidió probar otra alternativa y encontró el triatlón.

“Veo muy bien a esta nueva generación, con muchas esperanzas. Gianella hizo una muy buena natación, nada más le falta trabajar la bicicleta y la carrera al igual que yo. Espero que más gente se una al deporte y podamos hacer que crezca en el Perú. Ya llevo tres años en México y me he adaptado muy bien. Entreno con un gran equipo que se llama Alfa. Viajo seguido a Lima y estoy feliz de estar participando en ambos países”, culminó.

El triatlón se une a lo que en su oportunidad ocurrió con el tenis de mesa, donde las delegaciones nacionales para el Preolímpico por Equipos estuvieron conformadas por deportistas juveniles. Hasta el momento, vemos que hay un patrón que intenta repetirse: apostar por los nuevos valores.