Foto: Franco Sánchez Rodríguez

Escribe: Franco Sánchez Rodríguez

Cuando decidieron comenzar con la aventura del parataekwondo en el Perú, allá por el 2015, muchas cosas pasaban por la cabeza del expresidente de la Federación Deportiva Peruana de Taekwondo (FDPTKD), el señor Joao Tanaka. La duda de que si este proyecto, que ya había iniciado tiempo atrás alrededor del mundo, tendría futuro en un país que recién daba sus primeros pasos en el Movimiento Paralímpico representaba una gran incertidumbre. Sin embargo, sí funcionó.

Publicidad

 

Hace cuatro años se escribió una nueva página en lo que hoy es un nuevo estilo de vida: el paradeporte. Con la creación de la Asociación Nacional Paralímpica del Perú (ANPP), presidida por Luisa Villar, más oportunidades llegaron y fueron bien recibidas y aprovechadas por las personas con discapacidad, que se sentían marginadas por una sociedad que hacía poco o nada por ellos. Con el objetivo de integrar a todos los ciudadanos, la ANPP empezó una labor en conjunto con la FDPTKD.

“Me da mucha alegría que lo que hace tiempo era un sueño, y quizá una esperanza, ahora ya es algo más concreto, con resultados deportivos internacionales y con el anhelo de poder ir a Tokio 2020. La idea era que los paradeportistas tengan la chance de demostrarse a ellos mismos, y al país entero, que pueden y están para grandes cosas. Poco a poco se seguirá comprobando que lo que se inició no fue en vano”, sostuvo Tanaka Yamasato.

Así, pues, el tiempo fue transcurriendo y muchos otros personajes se fueron sumando a esta historia, que encontró en los Juegos Parapanamericanos Lima 2019 ‘la guinda del pastel’. Yvonne Carvo asumió en el 2017 el cargo de entrenadora de la selección peruana de parataekwondo en lugar del primer profesor de este paradeporte en el país, Donny Moreno.

Foto: Renato Albino

 

“La verdad es que nadie esperaba algo de nosotros, solamente nuestro equipo de trabajo. Delicia Paredes, Fernando Yong y el metodólogo Roberto Cárdenas fuimos los únicos que hemos creído en ellos, porque estuvimos a su lado”, precisó la sabonim Carvo, pieza importante en el logro de la medalla de oro y de bronce en Lima 2019, al igual que los seleccionados y las personas mencionadas.

En el año en que la entrenadora Carvo de la Cruz asumió la función de guiar el sendero de los parataekwondistas peruanos se realizó el primer torneo nacional en el Coliseo Eduardo Dibós. En este campeonato participaron los integrantes de la delegación patria: Angélica Espinoza, William Fernández, Manuel Navarro y Shiroy Rentería, pionero de este paradeporte en el Perú.

“El parataekwondo es una inspiración para todos. Inclusive, creo que es una reflexión para el lado convencional, ya que tienen que saber que, si nosotros pudimos, con tan solo dos años y con muy poca ayuda del otro lado, ellos pudieron hacerlo también”, acotó la seleccionadora nacional en relación al equipo peruano de taekwondo en la modalidad de kyorugui, que participó en los Juegos Panamericanos Lima 2019 pero que no alcanzó podio alguno.

Trabajo en equipo, eso fue lo que llevó a que el parataekwondo peruano dejé de ser un simple sueño y se convierta en una realidad. Esto, sumado al amor de sus representantes por subirse al tatami y entregar hasta el último esfuerzo en sus combates, sirvió para obtener un complemento casi perfecto. Ahora que ya es algo más concreto de seguro tendremos más novedades sobre este paradeporte, ya que no quedará solo acá. Las medallas no se pueden perder en el camino.